Publicado el 1 junio, 2017 a las 16:38 por Fesei

ECONOMÍA DE ISRAEL Y SUS PRINCIPALES RETOS

1. INTRODUCCIÓN
En relación con la economía de Israel y sus principales retos, se remite la siguiente valoración.

2. ANÁLISIS

Israel es una economía de sistema capitalista y moderna que se caracteriza por la elevada importancia del sector de la alta tecnología. No en vano, Israel es el país con más publicaciones científicas per cápita, uno de los que más patentes per cápita registra, ocupando a su vez, posiciones de liderazgo en gasto en I+D, preparación tecnológica, innovación y exportación de nuevas tecnologías. Tel Aviv es una de las ciudades más influyentes del mundo en el ámbito tecnológico.

Todo este desarrollo tecnológico se ve apoyado por una infraestructura educativa de calidad, que provee al sistema trabajadores altamente formados. Estos trabajadores no solo constituyen la base de la industria de la alta tecnología, sino que también atraen a la inversión extranjera a este sector, lo que le ha valido al país el apodo de Silicon Wadi.

Hay que resaltar la pertenencia de Israel a la OCDE y el haber firmado tratados de libre comercio con la UE que es su máximo socio comercial, Estados Unidos, Turquía, México, Canadá, Jordania, Egipto y el Mercosur, lo que demuestra la apertura de su economía y su vocación global.

En los últimos años, sus datos macroeconómicos han sido positivos. Los datos de 2016 muestran que la tasa de desempleo es baja, entorno al 5%; la presencia de superávit fiscal, un crecimiento en torno al 4% y la inflación es reducida, inferior al 1%.

Sin embargo, también hay que considerar otros aspectos más negativos. Uno de ellos, es el elevado crecimiento demográfico, en torno al 2%, el cual al medirlo per cápita, muestra que el actual crecimiento económico es en realidad bajo.

Otro aspecto es que al tener un mercado interno pequeño y una economía abierta al exterior, la influencia de la situación económica mundial es especialmente grande, por lo que la inestabilidad actual no ayuda a Israel.

En este sentido, la fortaleza del shekel, en gran parte debido al superávit fiscal del Estado, hace considerable daño a los exportadores. Para afrontar esta situación y teniendo en cuenta los peligros que se están desarrollando en torno al mercado inmobiliario, con un fuerte encarecimiento de la vivienda, han llevado al Banco Central a tomar medidas expansionistas y estabilizadoras, así como a intervenir en el mercado cambiario.

Para leer más solicitar Informe de Inteligencia

Fesei.org