Publicado el 13 Junio, 2017 a las 16:35 por Fesei

TRANSNISTRIA EN EL CONTEXTO DEL CONFLICTO UCRANIANO

 

  1. INTRODUCCION

En relación con Transnistria en el contexto del conflicto ucraniano, se remite la siguiente valoración.

 

  1. ANÁLISIS

Transnistria es un territorio ubicado principalmente entre el río Dniéster y la frontera oriental de la República de Moldavia (antiguamente territorio rumano) con Ucrania. Desde su declaración de independencia en 1990, y especialmente después de la Guerra de Transnistria en 1992, es gobernada como la República Moldava Pridnestroviana , un Estado no reconocido que reclama el territorio al este del río Dniéster, la ciudad de Bender y sus localidades circundantes ubicadas en la orilla oeste. Hay que destacar que la mayor parte de la industria moldava y su producción de energía, así como una importante población eslava están en Transnistria.  El conflicto se fue gestando como consecuencia de la caída de la URSS y la independencia de Moldavia, pronto comenzaron algunas negociaciones para la reunificación con Rumanía. Los eslavos de la ribera oriental del río Dniéster proclamaron la República Moldava del Transniéster el 2 de septiembre de 1990, y estalló una guerra civil en 1992, con aproximadamente 1.500 muertes. La guerra terminó tras el alto al fuego negociado por representantes moldavos, transnistrios, rusos y ucranianos, y en ella Moldavia perdió el control de la región. Aparte del acuerdo de alto al fuego, se oficializó la presencia del ejército ruso en la zona.

Transnistria está, dentro del conflicto ucraniano, íntimamente ligada a la expansión de la OTAN, en la que una vez admitidos los antiguos miembros del Pacto de Varsovia, la atención se centró en los países ex soviéticos. Este proceso paulatino ha causado tensiones con Moscú, que ve como pierde influencia en zonas donde han sido el poder hegemónico, o incluso que han sido parte integral de su territorio. En este sentido, la existencia de disputas territoriales en Georgia, Moldavia o Ucrania no han permitido a la OTAN incorporar estas naciones como miembros de la alianza, lo que muchos ven como una estrategia del Kremlin para frenar a la expansión de la OTAN.

Para Ucrania, la situación en Transnistria le permite ejercer presión sobre Rusia. Las dificultades de abastecer el pequeño contingente militar ruso de 2500 efectivos, supone una oportunidad para Ucrania, especialmente en cooperación con el gobierno moldavo. Después del Euromaidán de 2014, la nuevas autoridades ucranianas consideraron la presencia de tropas rusas y de la no reconocida república de Transnistria, una amenaza para la región de Odessa, estratégica por poseer el puerto más importante del país y con un importante sentimiento pro-ruso. Desde la perspectiva rusa, y tras descartar el escenario derivado del proyecto Novorossia,  que incluiría la secesión del sudeste ucraniano hasta conectar con Transnistria, ésta quedo en un limbo estratégico, con un contingente militar ruso y una república aliada pero no reconocida, aislada.

La consolidación del poder de Kiev en la región de Odessa, ha permitido a Ucrania ir incrementando el bloqueo a Transnistria, ejerciendo asmismo presión política con ejercicios militares cerca de la frontera. Sin embargo, desde el lado moldavo, la llegada de un presidente con inclinaciones pro-rusas ha dividido la acción política en Kishinev, donde ahora las fuerzas pro-rusas y  pro-occidental están en clara competencia. En cualquier caso, un agravamiento de la situación en la región acarrearía problemas para Ucrania, principalmente en el ámbito militar,  ya que muy probablemente, Rusia intervendría militarmente en Ucrania.

 

  1. CONCLUSIÓN

La actual inestabilidad política, económica y social en Ucrania, junto con el conflicto en Donbass enquistado, obligan a Kiev a buscar alternativas externas donde fijar su atención. En este contexto el conflicto no resuelto entre Moldavia y Transnistria cumple con el condicionante principal del actual gobierno ucraniano, que es el enfrentamiento con Rusia.

La elección de Igor Dodon en Moldavia, es un reflejo de los problemas socio-económicos y de corrupción que buena parte de la población asocia a los proponentes de la integración en Europa y la OTAN. Asimismo, otros problemas internos, como la progresiva separación de otra región Gagauzia, o la dependencia energética con Transnistria, hacen poco probable la necesaria cooperación de Moldavia para que un bloqueo de Transnistria sea efectivo. Para Ucrania, el aumento de la presión sobre Transnistria continuará, sin embargo es un actor dependiente, al igual que  Moldavia, de las decisiones que tome la OTAN en esta región. Para Rusia, se trata de mantener el status quo actual de conflicto congelado, por lo que un referéndum de unión a Rusia, ya propuesto en Transnistria, no es bien recibido en Moscú.

A largo plazo, tendrá una influencia decisiva en la resolución del conflicto en Transnistria la resolución de otra crisis, la ucraniana.

Solicitar Informe de Inteligencia