6 Abril, 2016 porFesei in Noticias

Conferencia del Embajador de Túnez

El pasado día 1 de abril, la Fundación de Estudios Estratégicos e Internacionales (FESEI) se honró en recibir al Excmo. Sr. D. Wacef Chiha, Embajador de la República Tunecina, quien impartió una conferencia sobre la realidad política de Túnez después de la Revolución.

Ante nuestros alumnos, el embajador defendió los importantes logros que ha conquistado su país, especialmente el diálogo con el que la sociedad tunecina encara el futuro. Según sus propias palabras, “este dialogo nacional ha conseguido (no sin dificultades) salir del marasmo y evitar así el escenario que se ha producido en otros países de la región como Libia, Siria o incluso Yemen. Todo ello, hace de Túnez una excepción, un ejemplo de éxito raro en la región que no es fruto del azar”.

Junto con la reconstrucción nacional basada en el diálogo, el embajador hizo hincapié en la defensa de la educación para todos los tunecinos, el respeto a las minorías o la inclusión de la mujer en todas las facetas de la sociedad. Pero el embajador no solamente nos hizo llegar la realidad tunecina, sino que aludió a los problemas que encara el país en un momento especialmente delicado. Como el embajador dijo: “Los ataques terroristas perpetrados sucesivamente en el Museo del Bardo en marzo de 2015, en Sousse en junio de 2015, en Túnez en noviembre de 2015, y más recientemente en Ben Guerdene, a principios de marzo de 2016, han demostrado que Túnez es un objetivo del terrorismo internacional”.

Desde la plasmación de la amenaza terrorista y el acecho del islamismo a la joven democracia, el embajador reiteró su compromiso de consolidar la democracia en el interior y de seguir participando en la sociedad internacional de forma activa, en el exterior; y en una y otra acecha el islamismo más radical contra el que Túnez ya combate: “el papel pionero que juega Túnez en materia de lucha contra el terrorismo y la defensa de los principios de la civilización humana.”

En el plano internacional, Palestina o Siria fueron algunos de los focos de conflicto a los que aludió, para expresar su preocupación por el área mediterránea: “El espacio euromediterráneo es igualmente llamado a convertirse en un espacio de prosperidad repartida y solidaridad, donde la circulación de bienes, servicios y capitales estén asegurados. Una integración regional más afirmada favorecerá el desarrollo económico y la inversión, creadora de innovación y de futuros empleos.”

Una vez que terminó la conferencia, y tras recibir el apoyo, solidaridad y cariño de la Fundación para el pueblo tunecino, el embajador contestó las preguntas de nuestros alumnos, quienes le interpelaron sobre el control de fronteras con Libia o el retorno de los combatientes tunecinos que luchan por el DAESH.