1. INTRODUCCIÓN
En referencia a las relaciones entre Estados Unidos y los países del Golfo Pérsico, se remite la siguiente valoración.

2. ANÁLISIS

Los países del Golfo Pérsico, organizados en torno al Consejo de Cooperación del Golfo Pérsico (en adelante GCC), están compuestos por Kuwait, Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudí, Bahrein, Qatar y Oman. Aunque existen diferencias entre ellos, les unen una serie de factores importantes, como la estructura básica de su economía, el carácter árabe de la organización que excluye a Irán, o el hecho de que todos sus miembros son monarquías sunnitas. Entre ellos, Arabia Saudí es el actor principal.

Tomados en su conjunto, los países del Golfo, son uno de los principales exportadores de petróleo del planeta, lo que les ha permitido desarrollarse y ser influyente a escala global.

Por su situación geográfica, por razones de seguridad y por sus recursos energéticos, los miembros del GCC son aliados importantes para Estados Unidos, pero también son importantes para la Unión Europea, Japón y China, en éstos dos últimos casos fundamentalmente, como proveedor de petróleo. Son miembros influyentes, asimismo, dentro de la Liga Árabe.

Su principal rival en la región es Irán, con el que Arabia Saudí, actor principal dentro del GCC, a nivel geoestratégico, mantiene un pulso por el liderazgo regional. Sumado a su vez, a nivel religioso, el tradicional enfrentamiento entre el bando sunní, y el bando chií, capitaneado por Irán.

La importante capacidad financiera de los miembros del GCC les ha permitido, por una parte, aumentar significativamente la capacidad de sus fuerzas armadas, siendo hoy en día unos de los principales compradores de armamento a nivel mundial. Por otra parte, les ha permitido aumentar su influencia a nivel regional y global.

Este hecho, por ejemplo, les ha permitido financiar la construcción de mezquitas en todo el mundo, tomar parte de manera indirecta en el conflicto sirio o a intervenir directamente en Yemen.

 

Los Estados Unidos tienen una fuerte presencia en la zona, especialmente tras el fin de la II Guerra Mundial. Su influencia no solo se debe los fuertes lazos económicos o energéticos, sino también a los militares y políticos, todo ello en su conjunto hacen de esta región una de las más importantes a nivel mundial en términos estratégicos, por lo que Estados Unidos como principal potencia mundial, no puede estar ajena a lo que allí acontece.

Sin embargo, con la nueva administración americana del presidente Trump, la relación entre Estados Unidos y GCC se enfrenta a desafíos. Por ejemplo, la presidencia de Trump va a centrarse en los propios Estados Unidos (America first), con una vuelta al proteccionismo económico y a renegociar los compromisos americanos en el mundo. Asimismo, la retórica de la nueva administración de Trump tampoco ha sido la más favorable hacia el mundo islámico en general. En política internacional, está siendo más favorable hacia Rusia, que en esta región tiene sus intereses más alineados con los de Irán.

Por otro lado […]

Para leer más solicitar Informe de Inteligencia

"/> ASUNTO: RELACIONES DE ESTADOS UNIDOS-PAISES DEL GOLFO PÉRSICO - Fesei.org
Publicado el 8 febrero, 2017 a las 18:53 por Fesei

ASUNTO: RELACIONES DE ESTADOS UNIDOS-PAISES DEL GOLFO PÉRSICO

 

1. INTRODUCCIÓN
En referencia a las relaciones entre Estados Unidos y los países del Golfo Pérsico, se remite la siguiente valoración.

2. ANÁLISIS

Los países del Golfo Pérsico, organizados en torno al Consejo de Cooperación del Golfo Pérsico (en adelante GCC), están compuestos por Kuwait, Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudí, Bahrein, Qatar y Oman. Aunque existen diferencias entre ellos, les unen una serie de factores importantes, como la estructura básica de su economía, el carácter árabe de la organización que excluye a Irán, o el hecho de que todos sus miembros son monarquías sunnitas. Entre ellos, Arabia Saudí es el actor principal.

Tomados en su conjunto, los países del Golfo, son uno de los principales exportadores de petróleo del planeta, lo que les ha permitido desarrollarse y ser influyente a escala global.

Por su situación geográfica, por razones de seguridad y por sus recursos energéticos, los miembros del GCC son aliados importantes para Estados Unidos, pero también son importantes para la Unión Europea, Japón y China, en éstos dos últimos casos fundamentalmente, como proveedor de petróleo. Son miembros influyentes, asimismo, dentro de la Liga Árabe.

Su principal rival en la región es Irán, con el que Arabia Saudí, actor principal dentro del GCC, a nivel geoestratégico, mantiene un pulso por el liderazgo regional. Sumado a su vez, a nivel religioso, el tradicional enfrentamiento entre el bando sunní, y el bando chií, capitaneado por Irán.

La importante capacidad financiera de los miembros del GCC les ha permitido, por una parte, aumentar significativamente la capacidad de sus fuerzas armadas, siendo hoy en día unos de los principales compradores de armamento a nivel mundial. Por otra parte, les ha permitido aumentar su influencia a nivel regional y global.

Este hecho, por ejemplo, les ha permitido financiar la construcción de mezquitas en todo el mundo, tomar parte de manera indirecta en el conflicto sirio o a intervenir directamente en Yemen.

 

Los Estados Unidos tienen una fuerte presencia en la zona, especialmente tras el fin de la II Guerra Mundial. Su influencia no solo se debe los fuertes lazos económicos o energéticos, sino también a los militares y políticos, todo ello en su conjunto hacen de esta región una de las más importantes a nivel mundial en términos estratégicos, por lo que Estados Unidos como principal potencia mundial, no puede estar ajena a lo que allí acontece.

Sin embargo, con la nueva administración americana del presidente Trump, la relación entre Estados Unidos y GCC se enfrenta a desafíos. Por ejemplo, la presidencia de Trump va a centrarse en los propios Estados Unidos (America first), con una vuelta al proteccionismo económico y a renegociar los compromisos americanos en el mundo. Asimismo, la retórica de la nueva administración de Trump tampoco ha sido la más favorable hacia el mundo islámico en general. En política internacional, está siendo más favorable hacia Rusia, que en esta región tiene sus intereses más alineados con los de Irán.

Por otro lado […]

Para leer más solicitar Informe de Inteligencia