1. INTRODUCCIÓN

En referencia a los diferentes desafíos estratégicos de Camerún, se remite la siguiente valoración.

2. ANÁLISIS

Situada en África Ecuatorial, Camerún ocupa una posición central, con fronteras con países del Sahel, África Central o del Golfo de Guinea. Históricamente, tras ser una colonia de Alemania, pasó a estar bajo poder francés y británico. Con una población de alrededor de 25 millones de habitantes, el país está fragmentado religiosa y étnicamente. El norte es en su mayoría musulmán y el sur es cristiano. Camerún es también el hogar de casi 200 lenguas y grupos étnicos diferentes.
Dentro del factor socioeconómico, Camerún sigue mostrando unos indicadores propios de un país en vías de desarrollo, basándose su crecimiento económico en la exportación de materias primas en especial, petróleo. No obstante, su posicionamiento geográfico favorable, podrían hacer del país una importante interconexión logística regional. En este sentido, los recursos energéticos y minerales de países sin salida al mar como Chad o República Centroafricana, pueden encontrar una ruta directa hacia los mercados mundiales a través de Camerún.
La debilidad estructural de los Estados, que afecta a su gobernanza, y las reclamaciones fronterizas con otros Estados, son propias de la región y son desafíos a los que debe hacer frente el Gobierno de Yaoundé. Uno de los retos de seguridad más serios que afronta el país y buena parte de la región es la presencia de grupos extremistas como Boko Haram. Aunque la amenaza ha ido perdiendo fuerza, los problemas de falta de desarrollo o de analfabetismo en la región norte del país, donde se nutre este grupo terrorista, hace suponer que la amenaza continuará latente.
No obstante, el principal problema de seguridad que afronta el país proviene del período colonial. En este sentido, existen divisiones internas en el país entre la comunidad francófona mayoritaria, de corte centralista, y la minoría anglófona, un 20% de la población, que persigue un Estado descentralizado. Con el establecimiento de un modelo federal tras la independencia en 1960, se permitió la incorporación de las áreas angloparlantes al país. La abolición en 1972 de esta estructura estatal, llevaron la instauración de políticas centralistas, que provocaron diferencias entre ambas comunidades. En este marco de enfrentamiento, Camerún ha vivido episodios de división y violencia interna, conocido como la guerra de “Ambazonia”, que afecta a una zona con recursos petrolíferos. Como resultado de este conflicto aún sin finalizar, más de 3.000 personas han perdido la vida y 40.000 se han refugiado en Nigeria.

3. CONCLUSIÓN

El sistema objeto de estudio se presenta considerablemente inestable. La variable determinante es el desarrollo del sector de los hidrocarburos, fundamental para la economía nacional. Sin embargo existen variables de riesgo como la propia debilidad estructural del Estado camerunés, la violencia que emana del conflicto del Estado con la insurgencia en las regiones anglo parlantes, y en menor medida, las actividades terroristas de Boko Haram.

De cara a definir el escenario más probable, El Gobierno de Camerún tenderá progresivamente a extender la autonomía a las zonas de habla inglesa. Con este marco político más favorable, la insurgencia perderá buena parte de su razón de ser y se desarrollará más fácilmente la explotación de los recursos petrolíferos. Independientemente de esta situación, Boko Haram, aprovechando la debilidad institucional, el analfabetismo y pobreza de la población, continuará sus acciones especialmente en el norte, lo que conllevará a un aumento de la cooperación regional para contenerlo.

"/> DESAFIOS ESTRATÉGICOS DE CAMERÚN. - Fesei.org
Publicado el 12 abril, 2020 a las 09:40 por Fesei

DESAFIOS ESTRATÉGICOS DE CAMERÚN.

1. INTRODUCCIÓN

En referencia a los diferentes desafíos estratégicos de Camerún, se remite la siguiente valoración.

2. ANÁLISIS

Situada en África Ecuatorial, Camerún ocupa una posición central, con fronteras con países del Sahel, África Central o del Golfo de Guinea. Históricamente, tras ser una colonia de Alemania, pasó a estar bajo poder francés y británico. Con una población de alrededor de 25 millones de habitantes, el país está fragmentado religiosa y étnicamente. El norte es en su mayoría musulmán y el sur es cristiano. Camerún es también el hogar de casi 200 lenguas y grupos étnicos diferentes.
Dentro del factor socioeconómico, Camerún sigue mostrando unos indicadores propios de un país en vías de desarrollo, basándose su crecimiento económico en la exportación de materias primas en especial, petróleo. No obstante, su posicionamiento geográfico favorable, podrían hacer del país una importante interconexión logística regional. En este sentido, los recursos energéticos y minerales de países sin salida al mar como Chad o República Centroafricana, pueden encontrar una ruta directa hacia los mercados mundiales a través de Camerún.
La debilidad estructural de los Estados, que afecta a su gobernanza, y las reclamaciones fronterizas con otros Estados, son propias de la región y son desafíos a los que debe hacer frente el Gobierno de Yaoundé. Uno de los retos de seguridad más serios que afronta el país y buena parte de la región es la presencia de grupos extremistas como Boko Haram. Aunque la amenaza ha ido perdiendo fuerza, los problemas de falta de desarrollo o de analfabetismo en la región norte del país, donde se nutre este grupo terrorista, hace suponer que la amenaza continuará latente.
No obstante, el principal problema de seguridad que afronta el país proviene del período colonial. En este sentido, existen divisiones internas en el país entre la comunidad francófona mayoritaria, de corte centralista, y la minoría anglófona, un 20% de la población, que persigue un Estado descentralizado. Con el establecimiento de un modelo federal tras la independencia en 1960, se permitió la incorporación de las áreas angloparlantes al país. La abolición en 1972 de esta estructura estatal, llevaron la instauración de políticas centralistas, que provocaron diferencias entre ambas comunidades. En este marco de enfrentamiento, Camerún ha vivido episodios de división y violencia interna, conocido como la guerra de “Ambazonia”, que afecta a una zona con recursos petrolíferos. Como resultado de este conflicto aún sin finalizar, más de 3.000 personas han perdido la vida y 40.000 se han refugiado en Nigeria.

3. CONCLUSIÓN

El sistema objeto de estudio se presenta considerablemente inestable. La variable determinante es el desarrollo del sector de los hidrocarburos, fundamental para la economía nacional. Sin embargo existen variables de riesgo como la propia debilidad estructural del Estado camerunés, la violencia que emana del conflicto del Estado con la insurgencia en las regiones anglo parlantes, y en menor medida, las actividades terroristas de Boko Haram.

De cara a definir el escenario más probable, El Gobierno de Camerún tenderá progresivamente a extender la autonomía a las zonas de habla inglesa. Con este marco político más favorable, la insurgencia perderá buena parte de su razón de ser y se desarrollará más fácilmente la explotación de los recursos petrolíferos. Independientemente de esta situación, Boko Haram, aprovechando la debilidad institucional, el analfabetismo y pobreza de la población, continuará sus acciones especialmente en el norte, lo que conllevará a un aumento de la cooperación regional para contenerlo.