1. ANÁLISIS

La Agenda 2030 es una iniciativa coordinada por Naciones Unidas donde se desglosan los objetivos de la comunidad internacional para el periodo 2016-2030. Su fin es erradicar la pobreza y promover un desarrollo sostenible e igualitario.

España ha sido un país muy activo en la elaboración de la nueva agenda, especialmente, en la definición de los nuevos 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible. El Gobierno español ha elaborado un plan de acción en el que se definen un conjunto de áreas prioritarias, donde destaca la prevención y lucha contra la pobreza, la desigualdad y la exclusión social; Plan Estratégico de Igualdad de Oportunidades; Agenda Urbana, etc.

No obstante, a pesar de las intenciones políticas de aplicar la Agenda, su grado de aplicación por parte de gobiernos y actores sigue siendo bajo. De hecho, dentro del marco europeo al que pertenece España, el 70% de los países tienen estructuras definidas de gobernanza para la Agenda. Además, solo el 30% de los países tienen marcos de seguimiento e indicadores y un 18% disponen de espacios específicos de participación de la sociedad civil. La propia Comisión Europea viene demorando el ejercicio de sus responsabilidades en esta área.

En el caso español, existen importantes desafíos que la aplicación de la Agenda debe afrontar, por ejemplo, las cifras relativas a riesgo de pobreza y exclusión son ligeramente peores que en el año 2008, alcanzando a un 26% de la población, o la realidad de la precariedad en el mercado de trabajo. Otros desafíos también relevantes, como el estrés hídrico o el modelo energético, merecen un estudio aparte. No obstante, para todos estos retos, la implicación de las autoridades resulta fundamental.

El actual gobierno español parece decidido a dar relevancia a la Agenda 2030, al menos en el aspecto del apoyo político e institucional al proyecto. Sin embargo, los desafíos relacionados con la situación real del país y de los medios disponibles, sumado a la inestabilidad política, podrían impedir la implementación de las medidas.

 

 

 

 

  1. CONCLUSIÓN

El sistema objeto de estudio es inestable, debido a que al ser la Agenda 2030 una iniciativa global, está determinada por variables como los conflictos internacionales, que son los que marcan el paso sobre otras variables. En el caso español, la principal variable de riesgo supone la situación económica del país en general, que es la llave que permite controlar la implementación activa de las diferentes medidas propuestas.

De cara al futuro, las diferentes visiones políticas y de prioridades en España, impedirán la aplicación de […]

 

Para leer más solicitar Informe de Inteligencia

"/> DESARROLLO SOSTENIBLE, LA AGENDA 2030 EN ESPAÑA - Fesei.org
Publicado el 24 julio, 2018 a las 13:48 por Fesei

DESARROLLO SOSTENIBLE, LA AGENDA 2030 EN ESPAÑA

  1. INTRODUCCIÓN

En relación a la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible en España, se remite la siguiente valoración.

 

  1. ANÁLISIS

La Agenda 2030 es una iniciativa coordinada por Naciones Unidas donde se desglosan los objetivos de la comunidad internacional para el periodo 2016-2030. Su fin es erradicar la pobreza y promover un desarrollo sostenible e igualitario.

España ha sido un país muy activo en la elaboración de la nueva agenda, especialmente, en la definición de los nuevos 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible. El Gobierno español ha elaborado un plan de acción en el que se definen un conjunto de áreas prioritarias, donde destaca la prevención y lucha contra la pobreza, la desigualdad y la exclusión social; Plan Estratégico de Igualdad de Oportunidades; Agenda Urbana, etc.

No obstante, a pesar de las intenciones políticas de aplicar la Agenda, su grado de aplicación por parte de gobiernos y actores sigue siendo bajo. De hecho, dentro del marco europeo al que pertenece España, el 70% de los países tienen estructuras definidas de gobernanza para la Agenda. Además, solo el 30% de los países tienen marcos de seguimiento e indicadores y un 18% disponen de espacios específicos de participación de la sociedad civil. La propia Comisión Europea viene demorando el ejercicio de sus responsabilidades en esta área.

En el caso español, existen importantes desafíos que la aplicación de la Agenda debe afrontar, por ejemplo, las cifras relativas a riesgo de pobreza y exclusión son ligeramente peores que en el año 2008, alcanzando a un 26% de la población, o la realidad de la precariedad en el mercado de trabajo. Otros desafíos también relevantes, como el estrés hídrico o el modelo energético, merecen un estudio aparte. No obstante, para todos estos retos, la implicación de las autoridades resulta fundamental.

El actual gobierno español parece decidido a dar relevancia a la Agenda 2030, al menos en el aspecto del apoyo político e institucional al proyecto. Sin embargo, los desafíos relacionados con la situación real del país y de los medios disponibles, sumado a la inestabilidad política, podrían impedir la implementación de las medidas.

 

 

 

 

  1. CONCLUSIÓN

El sistema objeto de estudio es inestable, debido a que al ser la Agenda 2030 una iniciativa global, está determinada por variables como los conflictos internacionales, que son los que marcan el paso sobre otras variables. En el caso español, la principal variable de riesgo supone la situación económica del país en general, que es la llave que permite controlar la implementación activa de las diferentes medidas propuestas.

De cara al futuro, las diferentes visiones políticas y de prioridades en España, impedirán la aplicación de […]

 

Para leer más solicitar Informe de Inteligencia