1. INTRODUCCIÓN

En relación al futuro político y económico de Hong Kong, se remite la siguiente valoración.

  1. ANÁLISIS

Incorporada por la dinastía Qing a China en el 214 A.C., el papel de Hong Kong como uno de los puertos comerciales principales de acceso a China se estableció tras la Guerra del Opio y el Tratado de Nanking de 1842 entre el Imperio Británico y el Imperio Chino, que cedía a los británicos la isla de Hong Kong. Con el aumento de las inversiones extranjeras y la inestabilidad en China, se produjo un importante desarrollo económico y un considerable aumento de la población. Esta pujanza económica ha convertido un pequeño enclave británico, hasta su devolución a China en 1997, en uno de los centros financieros más importantes del mundo, con una gran actividad comercial y portuaria.

Uno de los objetivos del Gobierno chino es ir integrando paulatinamente Hong Kong en todas las esferas el resto del país. La realidad es que otras ciudades de China, como por ejemplo Shanghai, han ido ganando un peso económico cada vez mayor en el marco de un país que aspira a ser la mayor economía del mundo. En este sentido, cuanto mayor es el crecimiento de China, más unida estará Hong Kong al resto del país. Cabe destacar el proyecto gubernamental de ir fusionando progresivamente once localidades incluidas Hong Kong, Macao, Shenzhen, Cantón y otras urbes del Delta del río Perlas, que crearían una zona económica con una población de 70 millones de personas y un valor económico superior al producido en Tokio o Nueva York. Hong Kong como centro financiero se vería muy beneficiado por este proyecto que la uniría más a importantes centros productivos y tecnológicos.

Precisamente el regreso de Hong Kong a la soberanía China se ha dado con condicionantes políticos que han permitido a la ciudad mantener un estatus especial, denominado “un país dos sistemas”. Esta singularidad es apreciada por una parte de la población local que recela de una mayor integración a China. Esta situación choca con la cada vez mayor presencia del Estado chino en la ciudad. Y es que cabe recordar el antiguo papel de Hong Kong como centro de intercambio de la plata de China por el opio de los británicos. Hoy en día, la fuga de capitales vía Hong Kong supone un serio desafío para Pekín.

  1. CONCLUSIÓN

El sistema objeto de estudio es relativamente estable y está determinado por la paulatina integración de Hong Kong en el resto de China. No obstante, la variable de las protestas ciudadanas junto con la presión internacional podrían ejercer una influencia negativa en el proceso de integración y convertirían a Hong Kong en un sistema objeto de estudio conflictivo.

(….)

"> EL FUTURO POLÍTICO Y ECONÓMICO DE HONG KONG. - Fesei.org
Publicado el 27 junio, 2019 a las 09:53 por Fesei

EL FUTURO POLÍTICO Y ECONÓMICO DE HONG KONG.

  1. INTRODUCCIÓN

En relación al futuro político y económico de Hong Kong, se remite la siguiente valoración.

  1. ANÁLISIS

Incorporada por la dinastía Qing a China en el 214 A.C., el papel de Hong Kong como uno de los puertos comerciales principales de acceso a China se estableció tras la Guerra del Opio y el Tratado de Nanking de 1842 entre el Imperio Británico y el Imperio Chino, que cedía a los británicos la isla de Hong Kong. Con el aumento de las inversiones extranjeras y la inestabilidad en China, se produjo un importante desarrollo económico y un considerable aumento de la población. Esta pujanza económica ha convertido un pequeño enclave británico, hasta su devolución a China en 1997, en uno de los centros financieros más importantes del mundo, con una gran actividad comercial y portuaria.

Uno de los objetivos del Gobierno chino es ir integrando paulatinamente Hong Kong en todas las esferas el resto del país. La realidad es que otras ciudades de China, como por ejemplo Shanghai, han ido ganando un peso económico cada vez mayor en el marco de un país que aspira a ser la mayor economía del mundo. En este sentido, cuanto mayor es el crecimiento de China, más unida estará Hong Kong al resto del país. Cabe destacar el proyecto gubernamental de ir fusionando progresivamente once localidades incluidas Hong Kong, Macao, Shenzhen, Cantón y otras urbes del Delta del río Perlas, que crearían una zona económica con una población de 70 millones de personas y un valor económico superior al producido en Tokio o Nueva York. Hong Kong como centro financiero se vería muy beneficiado por este proyecto que la uniría más a importantes centros productivos y tecnológicos.

Precisamente el regreso de Hong Kong a la soberanía China se ha dado con condicionantes políticos que han permitido a la ciudad mantener un estatus especial, denominado “un país dos sistemas”. Esta singularidad es apreciada por una parte de la población local que recela de una mayor integración a China. Esta situación choca con la cada vez mayor presencia del Estado chino en la ciudad. Y es que cabe recordar el antiguo papel de Hong Kong como centro de intercambio de la plata de China por el opio de los británicos. Hoy en día, la fuga de capitales vía Hong Kong supone un serio desafío para Pekín.

  1. CONCLUSIÓN

El sistema objeto de estudio es relativamente estable y está determinado por la paulatina integración de Hong Kong en el resto de China. No obstante, la variable de las protestas ciudadanas junto con la presión internacional podrían ejercer una influencia negativa en el proceso de integración y convertirían a Hong Kong en un sistema objeto de estudio conflictivo.

(….)