1. ANÁLISIS

Dentro de la estructura de la economía italiana, sus productos de exportación son ampliamente conocidos en el mundo. Este gusto en los mercados mundiales por los productos italianos, como los derivados de la industria agroalimentaria o la automoción, se traducen en un superávit comercial para el país transalpino valorado en 54,3 billones de dólares americanos (2016).

No obstante, ante los cambios en la evolución de la tecnología, el foco de Italia se está centrando de un modelo industrial tradicional, a uno más flexible y avanzado, prestando cada vez más atención a los aspectos tecnológicos en sectores como la fabricación de maquinaria y la robótica. Italia está dentro de los 5 países que tienen un superávit comercial en la industria que excede los 100 billones de dólares americanos. Precisamente, dentro de lo que es la fabricación de maquinaria, Italia es un importante actor, con 4.600 empresas que emplean a más de 180.000 trabajadores, exportando el 70% de su producción. La adaptación de nuevas tecnologías es rápida, y hoy en día, el 40% de los fabricantes italianos usan impresoras 3D, y el 25% robots en sus procesos industriales. Estos logros se han conseguido a pesar de que la estructura empresarial predominante es la pequeña y mediana empresa.

Otro aspecto importante de la evolución tecnológica, es la necesidad de construir una economía digital. El plan, con fuertes inversiones previstas, aprobado en 2016, ve un futuro basado en la colaboración internacional de las empresas e instituciones, donde mejorar el componente educativo será clave. La implantación de IBM y su centro de excelencia Watson Health en Milán, el primero en Europa, dan prueba del interés que está despertando Italia como centro tecnológico.

A pesar del éxito obtenido hasta la fecha en la adaptación tecnológica a la industria, el país enfrenta otros desafíos tecnológicos en su economía, destacando en especial el ámbito digital. Es necesario aumentar exponencialmente el uso de la web como herramienta comercial, que hasta ahora no ha alcanzado todo su potencial. La dependencia de los mercados exteriores, los problemas de la economía en su conjunto y la tradicional inestabilidad política, son otras variables que amenazan la necesaria implantación de nuevas tecnologías en la estructura económica de Italia.

 

  1. CONCLUSIÓN

El sistema objeto de estudio viene determinado por la difícil situación económica que vive el país y su dependencia del sector exterior. Se trata de un sistema inestable, en el que las variables de riesgo a controlar son mantener un elevado nivel de exportación, lograr asociaciones ventajosas en el exterior, y finalmente, seguir con la implantación de nuevas tecnologías en todo el espectro productivo.

De cara al futuro, la profundidad […]

Para leer más solicitar Informe de Inteligencia

"/> EL IMPACTO TECNOLÓGICO EN LA ECONOMÍA ITALIANA - Fesei.org
Publicado el 13 febrero, 2018 a las 09:54 por Fesei

EL IMPACTO TECNOLÓGICO EN LA ECONOMÍA ITALIANA

  1. INTRODUCCIÓN

En relación con el impacto de las nuevas tecnologías en la economía italiana, se remite la siguiente valoración.

 

  1. ANÁLISIS

Dentro de la estructura de la economía italiana, sus productos de exportación son ampliamente conocidos en el mundo. Este gusto en los mercados mundiales por los productos italianos, como los derivados de la industria agroalimentaria o la automoción, se traducen en un superávit comercial para el país transalpino valorado en 54,3 billones de dólares americanos (2016).

No obstante, ante los cambios en la evolución de la tecnología, el foco de Italia se está centrando de un modelo industrial tradicional, a uno más flexible y avanzado, prestando cada vez más atención a los aspectos tecnológicos en sectores como la fabricación de maquinaria y la robótica. Italia está dentro de los 5 países que tienen un superávit comercial en la industria que excede los 100 billones de dólares americanos. Precisamente, dentro de lo que es la fabricación de maquinaria, Italia es un importante actor, con 4.600 empresas que emplean a más de 180.000 trabajadores, exportando el 70% de su producción. La adaptación de nuevas tecnologías es rápida, y hoy en día, el 40% de los fabricantes italianos usan impresoras 3D, y el 25% robots en sus procesos industriales. Estos logros se han conseguido a pesar de que la estructura empresarial predominante es la pequeña y mediana empresa.

Otro aspecto importante de la evolución tecnológica, es la necesidad de construir una economía digital. El plan, con fuertes inversiones previstas, aprobado en 2016, ve un futuro basado en la colaboración internacional de las empresas e instituciones, donde mejorar el componente educativo será clave. La implantación de IBM y su centro de excelencia Watson Health en Milán, el primero en Europa, dan prueba del interés que está despertando Italia como centro tecnológico.

A pesar del éxito obtenido hasta la fecha en la adaptación tecnológica a la industria, el país enfrenta otros desafíos tecnológicos en su economía, destacando en especial el ámbito digital. Es necesario aumentar exponencialmente el uso de la web como herramienta comercial, que hasta ahora no ha alcanzado todo su potencial. La dependencia de los mercados exteriores, los problemas de la economía en su conjunto y la tradicional inestabilidad política, son otras variables que amenazan la necesaria implantación de nuevas tecnologías en la estructura económica de Italia.

 

  1. CONCLUSIÓN

El sistema objeto de estudio viene determinado por la difícil situación económica que vive el país y su dependencia del sector exterior. Se trata de un sistema inestable, en el que las variables de riesgo a controlar son mantener un elevado nivel de exportación, lograr asociaciones ventajosas en el exterior, y finalmente, seguir con la implantación de nuevas tecnologías en todo el espectro productivo.

De cara al futuro, la profundidad […]

Para leer más solicitar Informe de Inteligencia