1. ANÁLISIS

Antiguo miembro del Pacto de Varsovia, Rumanía se adhirió a la OTAN en 2004. Desde entonces, uno de los objetivos prioritarios en defensa de esta nación ha sido que la OTAN tuviera una mayor presencia en Europa suroriental, y en especial en la zona del Mar Negro. Desde un punto de vista histórico y geográfico, Rumanía continúa manteniendo su principal foco de preocupación en materia de seguridad centrado en Rusia. En este sentido, la aún no resuelta situación de Moldavia, caracterizada por una controvertida identidad pro-rusa, choca con los intereses rumanos que buscan una mayor integración, e incluso una posible reunificación. La situación de Transnistria, región fronteriza entre Ucrania y Moldavia hace aún más compleja las relaciones entre Rumania y Rusia.

Por otro lado, la incertidumbre de la situación política en Ucrania, podría suponer no solo un aumento descontrolado de los flujos migratorios hacia Rumanía, sino que el papel de Ucrania como “Estado tapón” entre Rusia y Europa se vería reducido e incluso correría el riesgo de división territorial y fragmentación del país. En cualquier caso, el aumento de la presencia rusa en la zona del Mar Negro, es ya una realidad, confirmada por la reunificación de Crimea a la Federación Rusa, y con ello, el acceso ilimitado de la Flota del Mar Negro a las instalaciones situadas en la península, dificultando las relaciones, como se puede constatar en el reciente incidente del estrecho de Kerch.

Frente a estas consideraciones, Rumanía ha optado por una política de línea dura hacia Moscú, parecida a la posición de Varsovia. Entre las medidas adoptadas está el aumento de la partida presupuestaria destinada a defensa, la instalación de una brigada multinacional avanzada con capacidad de hasta 4.000 efectivos de la OTAN en Craiova o la presencia de aviones de combate “Tornado” de la RAF en el país.

Sin embargo, el elemento que más ha molestado en Moscú, es la aprobación y el despliegue del sistema de misiles interceptores norteamericano en Deveselu. Aunque oficialmente está dirigido a defender Europa de la supuesta amenaza balística iraní, lo cierto es que su cercanía a Rusia, acorta notablemente el tiempo de reacción frente a un lanzamiento. Rusia, también teme que esta instalación, igual que la que opera desde Polonia, pueda albergar no solo interceptores, sino ….

  1. CONCLUSIÓN

Se trata de un sistema objeto de estudio inestable, definido por la presencia del escudo antimisiles norteamericano como una variable determinante. Entre las variables de riesgo que influyen, destaca, la falta de un acuerdo político en Transnistria, que continúa siendo un conflicto “congelado”. Por otro lado, el aumento del despliegue de la OTAN no ayuda a rebajar las tensiones existentes…..

 

Para leer más solicitar Informe de Inteligencia

"/> EL PAPEL DE RUMANÍA EN LA SEGURIDAD DE EUROPA. - Fesei.org
Publicado el 2 enero, 2019 a las 10:45 por Fesei

EL PAPEL DE RUMANÍA EN LA SEGURIDAD DE EUROPA.

  1. INTRODUCCIÓN

En relación con el papel de Rumanía en la seguridad de Europa, se remite la siguiente valoración.

 

  1. ANÁLISIS

Antiguo miembro del Pacto de Varsovia, Rumanía se adhirió a la OTAN en 2004. Desde entonces, uno de los objetivos prioritarios en defensa de esta nación ha sido que la OTAN tuviera una mayor presencia en Europa suroriental, y en especial en la zona del Mar Negro. Desde un punto de vista histórico y geográfico, Rumanía continúa manteniendo su principal foco de preocupación en materia de seguridad centrado en Rusia. En este sentido, la aún no resuelta situación de Moldavia, caracterizada por una controvertida identidad pro-rusa, choca con los intereses rumanos que buscan una mayor integración, e incluso una posible reunificación. La situación de Transnistria, región fronteriza entre Ucrania y Moldavia hace aún más compleja las relaciones entre Rumania y Rusia.

Por otro lado, la incertidumbre de la situación política en Ucrania, podría suponer no solo un aumento descontrolado de los flujos migratorios hacia Rumanía, sino que el papel de Ucrania como “Estado tapón” entre Rusia y Europa se vería reducido e incluso correría el riesgo de división territorial y fragmentación del país. En cualquier caso, el aumento de la presencia rusa en la zona del Mar Negro, es ya una realidad, confirmada por la reunificación de Crimea a la Federación Rusa, y con ello, el acceso ilimitado de la Flota del Mar Negro a las instalaciones situadas en la península, dificultando las relaciones, como se puede constatar en el reciente incidente del estrecho de Kerch.

Frente a estas consideraciones, Rumanía ha optado por una política de línea dura hacia Moscú, parecida a la posición de Varsovia. Entre las medidas adoptadas está el aumento de la partida presupuestaria destinada a defensa, la instalación de una brigada multinacional avanzada con capacidad de hasta 4.000 efectivos de la OTAN en Craiova o la presencia de aviones de combate “Tornado” de la RAF en el país.

Sin embargo, el elemento que más ha molestado en Moscú, es la aprobación y el despliegue del sistema de misiles interceptores norteamericano en Deveselu. Aunque oficialmente está dirigido a defender Europa de la supuesta amenaza balística iraní, lo cierto es que su cercanía a Rusia, acorta notablemente el tiempo de reacción frente a un lanzamiento. Rusia, también teme que esta instalación, igual que la que opera desde Polonia, pueda albergar no solo interceptores, sino ….

  1. CONCLUSIÓN

Se trata de un sistema objeto de estudio inestable, definido por la presencia del escudo antimisiles norteamericano como una variable determinante. Entre las variables de riesgo que influyen, destaca, la falta de un acuerdo político en Transnistria, que continúa siendo un conflicto “congelado”. Por otro lado, el aumento del despliegue de la OTAN no ayuda a rebajar las tensiones existentes…..

 

Para leer más solicitar Informe de Inteligencia