1. INTRODUCCIÓN

En relación a la economía de Kuwait, se remite la siguiente valoración.

2. ANÁLISIS

Situado en el Golfo Pérsico y con una población inferior a 5 millones de personas, la economía del Estado de Kuwait destaca por la elevada renta per cápita de sus habitantes y su reducido tamaño. Con un entorno físico poco propicio, el país pasó de la pobreza a la riqueza con el descubrimiento y explotación de los importantes recursos de hidrocarburos que posee, que se estiman en un 10% del total mundial. Hoy en día, los ingresos estatales dependen en un 90% de la exportación de petróleo y gas, sector que aporta la mitad del producto interior bruto. Las finanzas también son otro pilar de Kuwait, que posee uno de los mayores fondos soberanos del mundo.
De cara a reducir esta dependencia del sector energético, el Gobierno kuwaití ha llevado a cabo diferentes programas de diversificación de su estructura económica. Con uno de los mejores índices educativos y científicos del mundo árabe, el desarrollo tecnológico parece una posibilidad interesante de cara al futuro.
Sin embargo, la división política, o la burocracia están ralentizando la aplicación de medidas de política económica. En este sentido, cabe destacar que el parlamento kuwaití posee mayor poder que en otros países vecinos, lo que se ha traducido en falta de agilidad a la hora de aprobar diferentes proyectos de desarrollo. Por otro lado, la corrupción y las trabas administrativas hacen de Kuwait un destino menos competitivo para las inversiones que otros Estados de la región.
Otro aspecto a considerar es la falta de mano de obra local, lo que pone trabas al crecimiento económico general y genera dependencia de la importación de trabajadores extranjeros, al igual que sucede en otros países del Golfo Pérsico. Finalmente, los riesgos geopolíticos, como su cercanía a Irak, Irán o la vulnerabilidad en momentos de crisis de las rutas de exportación a través del Estrecho de Ormuz, demuestran la fragilidad del país ante una crisis regional.
Con este marco de referencia, Kuwait ha trazado como uno de sus principales objetivos estratégicos aumentar el peso del sector privado en la economía, introducir el uso de nuevas tecnologías y facilitar las inversiones extranjeras.

3. CONCLUSIÓN

El sistema objeto de estudio es altamente estable, determinado por la gran producción petrolera y la estabilidad social, a pesar de la división política en el Parlamento y el peso burocrático. Otras variables como la escasez de mano de obra o la fortaleza del sistema financiero son útiles como herramientas de negociación pero no son determinantes.
De cara al futuro el escenario más probable, es la tendencia a continuar el actual “statu quo”. Sin embargo, la tensa situación geopolítica en el Golfo Pérsico, que afectaría negativamente a la economía kuwaití, obligará a las autoridades a ir asumiendo un rol cada vez más activo para diversificar los riesgos y encontrar nuevas fuentes alternativas de crecimiento económico.

"> LA ECONOMÍA DE KUWAIT - Fesei.org
Publicado el 29 mayo, 2020 a las 11:36 por Fesei

LA ECONOMÍA DE KUWAIT

1. INTRODUCCIÓN

En relación a la economía de Kuwait, se remite la siguiente valoración.

2. ANÁLISIS

Situado en el Golfo Pérsico y con una población inferior a 5 millones de personas, la economía del Estado de Kuwait destaca por la elevada renta per cápita de sus habitantes y su reducido tamaño. Con un entorno físico poco propicio, el país pasó de la pobreza a la riqueza con el descubrimiento y explotación de los importantes recursos de hidrocarburos que posee, que se estiman en un 10% del total mundial. Hoy en día, los ingresos estatales dependen en un 90% de la exportación de petróleo y gas, sector que aporta la mitad del producto interior bruto. Las finanzas también son otro pilar de Kuwait, que posee uno de los mayores fondos soberanos del mundo.
De cara a reducir esta dependencia del sector energético, el Gobierno kuwaití ha llevado a cabo diferentes programas de diversificación de su estructura económica. Con uno de los mejores índices educativos y científicos del mundo árabe, el desarrollo tecnológico parece una posibilidad interesante de cara al futuro.
Sin embargo, la división política, o la burocracia están ralentizando la aplicación de medidas de política económica. En este sentido, cabe destacar que el parlamento kuwaití posee mayor poder que en otros países vecinos, lo que se ha traducido en falta de agilidad a la hora de aprobar diferentes proyectos de desarrollo. Por otro lado, la corrupción y las trabas administrativas hacen de Kuwait un destino menos competitivo para las inversiones que otros Estados de la región.
Otro aspecto a considerar es la falta de mano de obra local, lo que pone trabas al crecimiento económico general y genera dependencia de la importación de trabajadores extranjeros, al igual que sucede en otros países del Golfo Pérsico. Finalmente, los riesgos geopolíticos, como su cercanía a Irak, Irán o la vulnerabilidad en momentos de crisis de las rutas de exportación a través del Estrecho de Ormuz, demuestran la fragilidad del país ante una crisis regional.
Con este marco de referencia, Kuwait ha trazado como uno de sus principales objetivos estratégicos aumentar el peso del sector privado en la economía, introducir el uso de nuevas tecnologías y facilitar las inversiones extranjeras.

3. CONCLUSIÓN

El sistema objeto de estudio es altamente estable, determinado por la gran producción petrolera y la estabilidad social, a pesar de la división política en el Parlamento y el peso burocrático. Otras variables como la escasez de mano de obra o la fortaleza del sistema financiero son útiles como herramientas de negociación pero no son determinantes.
De cara al futuro el escenario más probable, es la tendencia a continuar el actual “statu quo”. Sin embargo, la tensa situación geopolítica en el Golfo Pérsico, que afectaría negativamente a la economía kuwaití, obligará a las autoridades a ir asumiendo un rol cada vez más activo para diversificar los riesgos y encontrar nuevas fuentes alternativas de crecimiento económico.

Mapa