2. ANÁLISIS

Con el ascenso del chavismo en Venezuela hace cerca de 20 años, ha tomado cuerpo un proyecto político con una considerable carga ideológica, que ha tenido su reflejo en la economía.

A pesar de las consideraciones políticas, el sector petrolero es el motor clave que domina la economía venezolana. Cabe destacar la enorme dependencia del país en este sector, que genera más del 90% del valor de sus exportaciones. Hoy en día a pesar de los vaivenes del precio del petróleo, y principalmente, de las restricciones gubernamentales en este sector, éste continúa siendo atractivo para la prospección y la explotación. Otros sectores, como el agroalimentario o el de la automoción, han cobrado un cierto impulso en el marco de una política de ayuda a la producción, pero nuevamente, el factor político dificulta su pleno desarrollo. Esta situación se ilustra con la paulatina reducción del consumo privado y las inversiones, ante la inseguridad jurídica presente.

La economía de Venezuela afronta varios desafíos, entre ellos la hiperinflación, el desempleo o la corrupción y violencia generalizada, que impiden el normal desarrollo económico. En cualquier caso, la variable más influyente en el resto, es la inestabilidad política.

En este sentido, el descenso de los precios del petróleo, sumados a una inadecuada política macroeconómica, han tenido un impacto negativo en el país. Venezuela se enfrenta a un cada vez mayor déficit fiscal, en un momento en que su acceso a la financiación externa está restringida, en buena medida fruto de su propia acción política.

Por otro lado, la tasa de cambio y las regulaciones en el sector privado para la producción y distribución de bienes básicos, han supuesto problemas de abastecimiento y encarecimiento de los bienes, de los que Venezuela es importador neto.

Las medidas que ha iniciado el Gobierno, que han incluido la devaluación de la moneda nacional o la reducción de las subvenciones a la gasolina, no han dado resultados a corto plazo ni han impedido la creciente polarización social.

3. CONCLUSIÓN

El estudio de las variables, permite vislumbrar un sistema fuertemente inestable. El bloqueo de las instituciones por el actual Gobierno, es la variable determinante que explica la situación actual. No obstante, a más largo plazo, el sistema tiende a estabilizarse, siendo el […]

Para leer más solicitar Informe de Inteligencia

"/> LA ECONOMÍA DE VENEZUELA - Fesei.org
Publicado el 11 diciembre, 2017 a las 12:33 por Fesei

LA ECONOMÍA DE VENEZUELA

1. INTRODUCCIÓN

En relación a las perspectivas de futuro de la economía de Venezuela, se remite la siguiente valoración.

2. ANÁLISIS

Con el ascenso del chavismo en Venezuela hace cerca de 20 años, ha tomado cuerpo un proyecto político con una considerable carga ideológica, que ha tenido su reflejo en la economía.

A pesar de las consideraciones políticas, el sector petrolero es el motor clave que domina la economía venezolana. Cabe destacar la enorme dependencia del país en este sector, que genera más del 90% del valor de sus exportaciones. Hoy en día a pesar de los vaivenes del precio del petróleo, y principalmente, de las restricciones gubernamentales en este sector, éste continúa siendo atractivo para la prospección y la explotación. Otros sectores, como el agroalimentario o el de la automoción, han cobrado un cierto impulso en el marco de una política de ayuda a la producción, pero nuevamente, el factor político dificulta su pleno desarrollo. Esta situación se ilustra con la paulatina reducción del consumo privado y las inversiones, ante la inseguridad jurídica presente.

La economía de Venezuela afronta varios desafíos, entre ellos la hiperinflación, el desempleo o la corrupción y violencia generalizada, que impiden el normal desarrollo económico. En cualquier caso, la variable más influyente en el resto, es la inestabilidad política.

En este sentido, el descenso de los precios del petróleo, sumados a una inadecuada política macroeconómica, han tenido un impacto negativo en el país. Venezuela se enfrenta a un cada vez mayor déficit fiscal, en un momento en que su acceso a la financiación externa está restringida, en buena medida fruto de su propia acción política.

Por otro lado, la tasa de cambio y las regulaciones en el sector privado para la producción y distribución de bienes básicos, han supuesto problemas de abastecimiento y encarecimiento de los bienes, de los que Venezuela es importador neto.

Las medidas que ha iniciado el Gobierno, que han incluido la devaluación de la moneda nacional o la reducción de las subvenciones a la gasolina, no han dado resultados a corto plazo ni han impedido la creciente polarización social.

3. CONCLUSIÓN

El estudio de las variables, permite vislumbrar un sistema fuertemente inestable. El bloqueo de las instituciones por el actual Gobierno, es la variable determinante que explica la situación actual. No obstante, a más largo plazo, el sistema tiende a estabilizarse, siendo el […]

Para leer más solicitar Informe de Inteligencia