1. ANÁLISIS

Denominado por los musulmanes Noble Santuario, está considerado el tercer lugar más santo en el Islam tras la Meca y Medina, y también es el lugar más sagrado para el Judaísmo. Esto lo convierte, junto con la pugna por el rezo en su precinto, en una parte integral y determinante del conflicto entre israelíes y palestinos.

Históricamente, la institución musulmana del Waqf ha gestionado el territorio, situación que no cambió tras la conquista de todo Jerusalén por Israel en el año 1967. Sin embargo, y debido a la continuación de la violencia, Israel ha impuesto restricciones en su acceso en varias ocasiones.

En la actual deriva violenta, hay que resaltar la debilidad de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), en recursos y aliados, lo que la convierte en un actor dependiente. Sus principales apoyos son países que apoyan el acuerdo de paz pero que tienen intereses diferentes a los de la ANP. Por ejemplo, Egipto está intentando un acuerdo con Hamas en Gaza que no cuenta con el apoyo de la ANP.

La ANP, por propia experiencia, conoce que las naciones árabes aliadas, en determinados momentos históricos importantes, se han guiado por sus intereses nacionales sin contar con los palestinos. Así fue en 1979 con el acuerdo de paz entre Egipto e Israel, o el acuerdo de paz de 1994 entre Jordania e Israel.

Por otro lado, la percepción de Israel hacia los principales actores sunitas regionales está cambiando. La necesidad de contener a Irán y sus aliados ha creado convergencias en el aspecto de seguridad entre el Estado Judío y los países del Golfo, especialmente con Arabia Saudí. Aunque estos contactos han sido discretos, son cada vez más evidentes, y preparan el campo para un futuro reconocimiento diplomático.

Ante este escenario, la ANP dispone todavía de una importante baza, como son los sentimientos de la población en estos estados, profundamente pro-palestinos y en que la influencia religiosa va en aumento. Ningún régimen puede ignorar la necesidad de la firma de un acuerdo de paz entre israelíes y palestinos, ni mucho menos aún, ignorar el estatus en el Monte del Templo o Haram Al-Sharif. Precisamente, la necesidad de Israel de contar con socios regionales, puede haber sido una de las razones por las que ha desmantelado los arcos metálicos a la entrada del recinto, y que habían provocado una reacción tan negativa en el mundo musulmán.

Para leer más solicitar Informe de Inteligencia

"/> LA IMPORTANCIA DEL MONTE DEL TEMPLO O AL-HARAM AL-SHARIF - Fesei.org
Publicado el 27 julio, 2017 a las 11:39 por Fesei

LA IMPORTANCIA DEL MONTE DEL TEMPLO O AL-HARAM AL-SHARIF

  1. INTRODUCCIÓN

En referencia a la importancia del Monte del Templo o Al-Haram Al-Sharif, se remite la siguiente valoración.

 

  1. ANÁLISIS

Denominado por los musulmanes Noble Santuario, está considerado el tercer lugar más santo en el Islam tras la Meca y Medina, y también es el lugar más sagrado para el Judaísmo. Esto lo convierte, junto con la pugna por el rezo en su precinto, en una parte integral y determinante del conflicto entre israelíes y palestinos.

Históricamente, la institución musulmana del Waqf ha gestionado el territorio, situación que no cambió tras la conquista de todo Jerusalén por Israel en el año 1967. Sin embargo, y debido a la continuación de la violencia, Israel ha impuesto restricciones en su acceso en varias ocasiones.

En la actual deriva violenta, hay que resaltar la debilidad de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), en recursos y aliados, lo que la convierte en un actor dependiente. Sus principales apoyos son países que apoyan el acuerdo de paz pero que tienen intereses diferentes a los de la ANP. Por ejemplo, Egipto está intentando un acuerdo con Hamas en Gaza que no cuenta con el apoyo de la ANP.

La ANP, por propia experiencia, conoce que las naciones árabes aliadas, en determinados momentos históricos importantes, se han guiado por sus intereses nacionales sin contar con los palestinos. Así fue en 1979 con el acuerdo de paz entre Egipto e Israel, o el acuerdo de paz de 1994 entre Jordania e Israel.

Por otro lado, la percepción de Israel hacia los principales actores sunitas regionales está cambiando. La necesidad de contener a Irán y sus aliados ha creado convergencias en el aspecto de seguridad entre el Estado Judío y los países del Golfo, especialmente con Arabia Saudí. Aunque estos contactos han sido discretos, son cada vez más evidentes, y preparan el campo para un futuro reconocimiento diplomático.

Ante este escenario, la ANP dispone todavía de una importante baza, como son los sentimientos de la población en estos estados, profundamente pro-palestinos y en que la influencia religiosa va en aumento. Ningún régimen puede ignorar la necesidad de la firma de un acuerdo de paz entre israelíes y palestinos, ni mucho menos aún, ignorar el estatus en el Monte del Templo o Haram Al-Sharif. Precisamente, la necesidad de Israel de contar con socios regionales, puede haber sido una de las razones por las que ha desmantelado los arcos metálicos a la entrada del recinto, y que habían provocado una reacción tan negativa en el mundo musulmán.

Para leer más solicitar Informe de Inteligencia