1. INTRODUCCIÓN

En relación a la importancia geoestratégica de la isla de Socotra, se remite la siguiente valoración.

 

  1. ANÁLISIS

Con una superficie similar a la isla de Mallorca y unos 60.000 habitantes, la isla de Socotra es conocida por su gran valor medioambiental,  y declarada en  2008  Patrimonio de la Humanidad por  la UNESCO. Históricamente ha pertenecido como entidad política a Yemen, de la que continua  integrada administrativamente hoy en día. Situada en la entrada del Golfo de Adén, su  crucial posición geoestratégica, permite el control del tráfico marítimo entre el Golfo Pérsico, el Mar Rojo y el Océano Índico. En este sentido, cabe resaltar su cercanía al “cuello de botella” que supone el estrecho de Bab El Mandeb, especialmente importante para el tránsito marítimo de hidrocarburos y mercancías hacia Europa. En este marco, no es sorprendente que a lo largo de la historia potencias extranjeras hayan ejercido su control, como los británicos a través  del protectorado en  la ciudad de Adén hasta la presencia militar soviética finalizada en 1990.

Otro aspecto destacable es su presencia cercana al inestable Cuerno de África. Precisamente con el crecimiento de la piratería en las costas de Somalia, el valor geoestratégico de la isla ha aumentado, y en este sentido también los riesgos derivados de esta actividad delictiva, que años atrás han mantenido a Socotra como base operativa de reaprovisionamiento.

No obstante, el  gran valor de su posición geoestratégica hoy en día está directamente correlacionado con el conflicto en Yemen. Debido a su posición geográfica, desde 2003 hubo un incremento de la presencia iraní en la isla con el fin de asegurar su influencia política en Yemen y  proteger la navegación de sus navíos. Sin embargo, con la intervención de la coalición árabe en 2015 liderada por Arabia Saudí, los Emiratos Árabes Unidos tomaron el control y establecieron una base militar que aún permanece. De cara a cimentar su presencia, los emiratíes están realizando importantes inversiones para apoyar a la población local, en buena medida aislada y abandonada a su suerte ante la erosión del poder central yemení.

Con el establecimiento de relaciones diplomáticas de los Emiratos Árabes Unidos e Israel, ha surgido la posibilidad y mutua oportunidad de la cooperación militar de estos dos países en Socotra. Para Israel, que ya cuenta con instalaciones militares cerca de Asmara, la capital de Eritrea, la probabilidad de ampliar su presencia en Socotra en colaboración con los emiratíes le permitiría ampliar el radio de acción para el control de los movimientos marítimos iraníes en la región y realizar un seguimiento a los aliados persas  en Yemen.

  1. CONCLUSIÓN

El sistema de estudio es altamente inestable debido a la presencia de numerosas variables de riesgo. La principal viene derivada de la guerra que azota Yemen, que en el contexto regional se explica por el enfrentamiento entre Arabia Saudí e Irán. Con este marco de referencia, la presencia emiratí, en principio alineada con los saudíes, ha ido evolucionando hacia una posición política independiente. Entre los objetivos emiratíes está el control del vital estrecho de Bab el Mandeb, para lo cual su presencia en Socotra y su alianza con Israel fortalecen la posición de Abu Dhabi.

Analizados los posibles escenarios, uno de los más probables en el ámbito de la seguridad es el ataque que los Hutíes, aliados de Irán, puedan realizar a las posiciones emiratíes en Socotra, principalmente a través de misiles balísticos o drones armados.

Por otro lado, la situación de caos derivada de este conflicto y la inestabilidad en Somalia podrían hacer aumentar los actos de piratería en las aguas cercanas a la isla. En materia política, es más probable que en un futuro se encuentre una solución al conflicto yemení que mantenga, aunque sea de manera frágil, la unidad territorial del país, incluyendo Socotra.

 

"/> LA IMPORTANCIA GEOESTRATÉGICA DE LA ISLA DE SOCOTRA - Fesei.org
Publicado el 11 septiembre, 2020 a las 11:50 por Fesei

LA IMPORTANCIA GEOESTRATÉGICA DE LA ISLA DE SOCOTRA

 

  1. INTRODUCCIÓN

En relación a la importancia geoestratégica de la isla de Socotra, se remite la siguiente valoración.

 

  1. ANÁLISIS

Con una superficie similar a la isla de Mallorca y unos 60.000 habitantes, la isla de Socotra es conocida por su gran valor medioambiental,  y declarada en  2008  Patrimonio de la Humanidad por  la UNESCO. Históricamente ha pertenecido como entidad política a Yemen, de la que continua  integrada administrativamente hoy en día. Situada en la entrada del Golfo de Adén, su  crucial posición geoestratégica, permite el control del tráfico marítimo entre el Golfo Pérsico, el Mar Rojo y el Océano Índico. En este sentido, cabe resaltar su cercanía al “cuello de botella” que supone el estrecho de Bab El Mandeb, especialmente importante para el tránsito marítimo de hidrocarburos y mercancías hacia Europa. En este marco, no es sorprendente que a lo largo de la historia potencias extranjeras hayan ejercido su control, como los británicos a través  del protectorado en  la ciudad de Adén hasta la presencia militar soviética finalizada en 1990.

Otro aspecto destacable es su presencia cercana al inestable Cuerno de África. Precisamente con el crecimiento de la piratería en las costas de Somalia, el valor geoestratégico de la isla ha aumentado, y en este sentido también los riesgos derivados de esta actividad delictiva, que años atrás han mantenido a Socotra como base operativa de reaprovisionamiento.

No obstante, el  gran valor de su posición geoestratégica hoy en día está directamente correlacionado con el conflicto en Yemen. Debido a su posición geográfica, desde 2003 hubo un incremento de la presencia iraní en la isla con el fin de asegurar su influencia política en Yemen y  proteger la navegación de sus navíos. Sin embargo, con la intervención de la coalición árabe en 2015 liderada por Arabia Saudí, los Emiratos Árabes Unidos tomaron el control y establecieron una base militar que aún permanece. De cara a cimentar su presencia, los emiratíes están realizando importantes inversiones para apoyar a la población local, en buena medida aislada y abandonada a su suerte ante la erosión del poder central yemení.

Con el establecimiento de relaciones diplomáticas de los Emiratos Árabes Unidos e Israel, ha surgido la posibilidad y mutua oportunidad de la cooperación militar de estos dos países en Socotra. Para Israel, que ya cuenta con instalaciones militares cerca de Asmara, la capital de Eritrea, la probabilidad de ampliar su presencia en Socotra en colaboración con los emiratíes le permitiría ampliar el radio de acción para el control de los movimientos marítimos iraníes en la región y realizar un seguimiento a los aliados persas  en Yemen.

  1. CONCLUSIÓN

El sistema de estudio es altamente inestable debido a la presencia de numerosas variables de riesgo. La principal viene derivada de la guerra que azota Yemen, que en el contexto regional se explica por el enfrentamiento entre Arabia Saudí e Irán. Con este marco de referencia, la presencia emiratí, en principio alineada con los saudíes, ha ido evolucionando hacia una posición política independiente. Entre los objetivos emiratíes está el control del vital estrecho de Bab el Mandeb, para lo cual su presencia en Socotra y su alianza con Israel fortalecen la posición de Abu Dhabi.

Analizados los posibles escenarios, uno de los más probables en el ámbito de la seguridad es el ataque que los Hutíes, aliados de Irán, puedan realizar a las posiciones emiratíes en Socotra, principalmente a través de misiles balísticos o drones armados.

Por otro lado, la situación de caos derivada de este conflicto y la inestabilidad en Somalia podrían hacer aumentar los actos de piratería en las aguas cercanas a la isla. En materia política, es más probable que en un futuro se encuentre una solución al conflicto yemení que mantenga, aunque sea de manera frágil, la unidad territorial del país, incluyendo Socotra.

 

Mapa