1. INTRODUCCIÓN

En relación a la importancia geoestratégica de Taiwán, se remite la siguiente valoración.

 

  1. ANÁLISIS

Con un tamaño similar a la Comunidad Valenciana y situada a aproximadamente a 130 km del continente asiático, la isla de Taiwán siempre fue considerada por los dirigentes políticos chinos como una barrera defensiva frente a posibles agresiones provenientes de áreas marítimas y como una amenaza cuando está controlada por un poder hostil a Pekín.

Hoy en día, a medida que la República Popular China sigue aumentando su capacidad naval en el Mar de China Meridional, la presencia de un Taiwán independiente, apoyado por su principal rival geopolítico mundial, Estados Unidos, es interpretado en Pekín no solo como una amenaza a su seguridad sino también como una barrera al crecimiento del poder del país, especialmente la proyección naval.

Al contrario, un Taiwán integrado en China, sería un trampolín para la expansión del poder chino ya que crearía una zona de protección entre esta isla y la de Hainán, cubriendo la región económicamente más desarrollada de China, el sureste del país. Es más, la integración de Taiwán junto con las instalaciones que ha estado construyendo Pekín en el Mar de China Meridional, permitirían a los submarinos nucleares estratégicos acceder sin impedimentos al Pacífico y poder realizar un hipotético ataque o contraataque nuclear con más facilidad.

Otra nación con un fuerte interés en Taiwán es Japón. Para los nipones la permanencia de un Taiwán independiente supone conservar el acceso a importantes rutas marítimas comerciales y el acceso a materias primas. Todo ello es fundamental para una nación insular con una política naval cada vez más activa.

La presencia militar de Estados Unidos, en especial su poder aeronaval, representa un freno a las aspiraciones de China. También supone que los países de la región pueden contar con el apoyo norteamericano para contrarrestar la influencia de Pekín. No obstante, la dependencia económica de estos países con respecto China, da herramientas al gigante asiático para presionar a estas naciones.  En este marco, el grado de éxito de las alianzas que se están tejiendo en la región para contener el poderío de China, tendrán una importancia capital a la hora de definir el futuro político de la región, incluida Taiwán.

"/> LA IMPORTANCIA GEOESTRATÉGICA DE TAIWÁN        - Fesei.org
Publicado el 5 enero, 2021 a las 13:20 por Fesei

LA IMPORTANCIA GEOESTRATÉGICA DE TAIWÁN       

                   

  1. INTRODUCCIÓN

En relación a la importancia geoestratégica de Taiwán, se remite la siguiente valoración.

 

  1. ANÁLISIS

Con un tamaño similar a la Comunidad Valenciana y situada a aproximadamente a 130 km del continente asiático, la isla de Taiwán siempre fue considerada por los dirigentes políticos chinos como una barrera defensiva frente a posibles agresiones provenientes de áreas marítimas y como una amenaza cuando está controlada por un poder hostil a Pekín.

Hoy en día, a medida que la República Popular China sigue aumentando su capacidad naval en el Mar de China Meridional, la presencia de un Taiwán independiente, apoyado por su principal rival geopolítico mundial, Estados Unidos, es interpretado en Pekín no solo como una amenaza a su seguridad sino también como una barrera al crecimiento del poder del país, especialmente la proyección naval.

Al contrario, un Taiwán integrado en China, sería un trampolín para la expansión del poder chino ya que crearía una zona de protección entre esta isla y la de Hainán, cubriendo la región económicamente más desarrollada de China, el sureste del país. Es más, la integración de Taiwán junto con las instalaciones que ha estado construyendo Pekín en el Mar de China Meridional, permitirían a los submarinos nucleares estratégicos acceder sin impedimentos al Pacífico y poder realizar un hipotético ataque o contraataque nuclear con más facilidad.

Otra nación con un fuerte interés en Taiwán es Japón. Para los nipones la permanencia de un Taiwán independiente supone conservar el acceso a importantes rutas marítimas comerciales y el acceso a materias primas. Todo ello es fundamental para una nación insular con una política naval cada vez más activa.

La presencia militar de Estados Unidos, en especial su poder aeronaval, representa un freno a las aspiraciones de China. También supone que los países de la región pueden contar con el apoyo norteamericano para contrarrestar la influencia de Pekín. No obstante, la dependencia económica de estos países con respecto China, da herramientas al gigante asiático para presionar a estas naciones.  En este marco, el grado de éxito de las alianzas que se están tejiendo en la región para contener el poderío de China, tendrán una importancia capital a la hora de definir el futuro político de la región, incluida Taiwán.

Mapa