1. INTRODUCCIÓN

En relación a la intervención militar de Turquía en Libia, se remite la siguiente valoración.

  1. ANÁLISIS

Dentro del marco de la guerra civil en la que se encuentra sumida Libia, cabe destacar la presencia de dos grupos políticos enfrentados. Por una parte está el Ejército Nacional Libio (LNA) liderado por el General Haftar, con base en Tobruk y con el apoyo explícito de Egipto y Emiratos Árabes Unidos. Por otro lado, El Gobierno de Acuerdo Nacional (GNA), reconocido por la ONU y con su capital en Trípoli, que cuenta con el apoyo de Turquía y Qatar.

Debido a la presión militar que está ejerciendo el General  Haftar sobre Trípoli, Turquía ha decidido tomar un papel cada vez más activo en el conflicto. En este sentido, a nivel exterior cabe destacar el reciente viaje de Erdogan a Túnez. Sin embargo, sus intentos de involucrar a Túnez y a Argelia en Libia no parecen haber dados sus frutos. No obstante, a nivel interno, el Gobierno turco ha conseguido la aprobación del parlamento para el envío de tropas a Libia.

Una de las razones principales del apoyo turco al “GNA” es el reciente acuerdo que delimita la frontera marítima entre Libia y Turquía. Dicho acuerdo, sería un paso importante para Ankara de cara a la realización de prospecciones de hidrocarburos en el Mediterráneo Oriental, chocando directamente con la Zona Económica Exclusiva de Grecia.

Ante la situación sobre el terreno cada vez más desfavorable al “GNA”, Turquía ha aumentado de manera exponencial los envíos de armamento y asesores a Trípoli. De cara a detener al “ELN”, Turquía necesitaría desplegar parte de su Fuerza Aérea a Libia, pero ante la negativa a contar con la ayuda de Túnez y Argelia, y con la mayor parte de Libia en manos del “LNA”, esta opción parece complicada. Por otro lado, aunque su Armada puede desempeñar un papel en el abastecimiento y apoyo al “GNA”, también en este caso existen riesgos militares considerables, especialmente si se trata del despliegue un grupo naval importante.

En cualquier caso, y a nivel diplomático y quizás militar, una intervención turca tendría el decidido rechazo de Egipto, Emiratos Árabes Unidos y Grecia, así como el rechazo de países europeos como Francia e Italia. Otros actores como Estados Unidos o Rusia, más neutrales, es probable que tampoco vean la acción turca con buenos ojos.

  1. CONCLUSIÓN

La posibilidad de una intervención a gran escala podría suponer en caso de éxito, un considerable aumento de la influencia geoestratégica de Turquía en Libia. Sin embargo, se trata de una operación con un alto riesgo de tensión  con otros actores internacionales presentes en el área.

Dada la actual situación y las posibilidades de Turquía, el escenario más probable es el de una intervención limitada, con envío de armamento, asesores y el despliegue de fuerzas, en este caso,  se están trasladando por vía aérea a milicianos sirios leales a Turquía a la zona de operaciones. En cualquier caso y dada la relevancia internacional que ha dado Turquía a esta operación en Libia, si este despliegue no fuera suficiente para modificar la situación sobre el terreno, supondría una pérdida de prestigio internacional para el Gobierno turco y personalmente para su presidente Erdogan.

(….)

"/> LA INTERVENCIÓN TURCA EN LIBIA - Fesei.org
Publicado el 14 enero, 2020 a las 11:38 por Fesei

LA INTERVENCIÓN TURCA EN LIBIA

  1. INTRODUCCIÓN

En relación a la intervención militar de Turquía en Libia, se remite la siguiente valoración.

  1. ANÁLISIS

Dentro del marco de la guerra civil en la que se encuentra sumida Libia, cabe destacar la presencia de dos grupos políticos enfrentados. Por una parte está el Ejército Nacional Libio (LNA) liderado por el General Haftar, con base en Tobruk y con el apoyo explícito de Egipto y Emiratos Árabes Unidos. Por otro lado, El Gobierno de Acuerdo Nacional (GNA), reconocido por la ONU y con su capital en Trípoli, que cuenta con el apoyo de Turquía y Qatar.

Debido a la presión militar que está ejerciendo el General  Haftar sobre Trípoli, Turquía ha decidido tomar un papel cada vez más activo en el conflicto. En este sentido, a nivel exterior cabe destacar el reciente viaje de Erdogan a Túnez. Sin embargo, sus intentos de involucrar a Túnez y a Argelia en Libia no parecen haber dados sus frutos. No obstante, a nivel interno, el Gobierno turco ha conseguido la aprobación del parlamento para el envío de tropas a Libia.

Una de las razones principales del apoyo turco al “GNA” es el reciente acuerdo que delimita la frontera marítima entre Libia y Turquía. Dicho acuerdo, sería un paso importante para Ankara de cara a la realización de prospecciones de hidrocarburos en el Mediterráneo Oriental, chocando directamente con la Zona Económica Exclusiva de Grecia.

Ante la situación sobre el terreno cada vez más desfavorable al “GNA”, Turquía ha aumentado de manera exponencial los envíos de armamento y asesores a Trípoli. De cara a detener al “ELN”, Turquía necesitaría desplegar parte de su Fuerza Aérea a Libia, pero ante la negativa a contar con la ayuda de Túnez y Argelia, y con la mayor parte de Libia en manos del “LNA”, esta opción parece complicada. Por otro lado, aunque su Armada puede desempeñar un papel en el abastecimiento y apoyo al “GNA”, también en este caso existen riesgos militares considerables, especialmente si se trata del despliegue un grupo naval importante.

En cualquier caso, y a nivel diplomático y quizás militar, una intervención turca tendría el decidido rechazo de Egipto, Emiratos Árabes Unidos y Grecia, así como el rechazo de países europeos como Francia e Italia. Otros actores como Estados Unidos o Rusia, más neutrales, es probable que tampoco vean la acción turca con buenos ojos.

  1. CONCLUSIÓN

La posibilidad de una intervención a gran escala podría suponer en caso de éxito, un considerable aumento de la influencia geoestratégica de Turquía en Libia. Sin embargo, se trata de una operación con un alto riesgo de tensión  con otros actores internacionales presentes en el área.

Dada la actual situación y las posibilidades de Turquía, el escenario más probable es el de una intervención limitada, con envío de armamento, asesores y el despliegue de fuerzas, en este caso,  se están trasladando por vía aérea a milicianos sirios leales a Turquía a la zona de operaciones. En cualquier caso y dada la relevancia internacional que ha dado Turquía a esta operación en Libia, si este despliegue no fuera suficiente para modificar la situación sobre el terreno, supondría una pérdida de prestigio internacional para el Gobierno turco y personalmente para su presidente Erdogan.

(….)