1. INTRODUCCIÓN

En relación a la presencia militar de la Federación Rusa en África, se remite la siguiente valoración.

 

  1. ANÁLISIS

Históricamente, África ha ocupado un papel secundario en los intereses geoestratégicos de Rusia, en buena medida por razones de lejanía geográfica. En este contexto de difícil acceso ruso, Etiopía ha sido el país con el que Moscú ha mantenido una relación más fluida en el continente africano. Esta relación vino derivada por el interés geoestratégico de Rusia en el Cuerno de África e incluso también por afinidad religiosa y se materializó en el apoyo ruso en la guerra de 1894 entre etíopes e italianos. No obstante, es el período soviético el que vio un crecimiento exponencial de la presencia militar en África. En este tiempo, la URSS estableció bases en Somalia o Egipto, apoyó a regímenes afines con instructores y armamento en Argelia, Angola o Mozambique y en otros países africanos. La motivación para los soviéticos no era solamente la lucha ideológica contra el colonialismo, lo que le proporcionó influencia política, sino también disponer de acceso a los recursos naturales y a posiciones geoestratégicas favorables.

Tras la caída de la URSS, la presencia de Rusia disminuyó notablemente, principalmente por la escasez de recursos y su optimización en áreas de interés más prioritarias para el país. Sin embargo, en los últimos años, el interés de Moscú por África está siendo cada vez mayor. Este interés viene marcado por las tendencias positivas económicas y demográficas existentes en
África. Dentro de este abanico de intereses, el aspecto de la seguridad ha cobrado una importancia de especial relieve. En este sentido, la venta de equipo militar ruso a varios países africanos ha aumentado, lo que conlleva incluido un incremento de las relaciones entre estos países y la influencia de la Federación Rusa. Cabe destacar los acuerdos técnico-militares conseguidos en Egipto, Argelia o Guinea Ecuatorial.

En los últimos años, la presencia militar rusa sobre el terreno ha sido de manera indirecta. Las acciones de empresas militares privadas en República Centroafricana, Mozambique o Libia, permiten a Moscú mantener cierta influencia evitando una intervención directa. En contraposición a esta estrategia, el reciente acuerdo entre Sudán y Rusia que permite establecer al país eslavo una base naval en Port Sudán, en la estratégica ruta naval que recorre el Mar Rojo, supone una vuelta de Rusia al continente africano de manera directa.

 

 

  1. CONCLUSIÓN

El sistema objeto de estudio es inestable. Viene determinado por la abundancia de recursos naturales y la presencia de dos variables de riesgo importantes que están entrelazadas como son la competencia entre las diferentes potencias y la inestabilidad política reinante en muchos países del continente.

De cara al futuro, el escenario más probable indica que África, a pesar de su creciente importancia geopolítica, seguirá siendo un área de interés secundaria para la Federación Rusa, por lo que su presencia militar directa será limitada.

 

"/> LA PRESENCIA MILITAR RUSA EN ÁFRICA - Fesei.org
Publicado el 7 enero, 2021 a las 10:00 por Fesei

LA PRESENCIA MILITAR RUSA EN ÁFRICA

  1. INTRODUCCIÓN

En relación a la presencia militar de la Federación Rusa en África, se remite la siguiente valoración.

 

  1. ANÁLISIS

Históricamente, África ha ocupado un papel secundario en los intereses geoestratégicos de Rusia, en buena medida por razones de lejanía geográfica. En este contexto de difícil acceso ruso, Etiopía ha sido el país con el que Moscú ha mantenido una relación más fluida en el continente africano. Esta relación vino derivada por el interés geoestratégico de Rusia en el Cuerno de África e incluso también por afinidad religiosa y se materializó en el apoyo ruso en la guerra de 1894 entre etíopes e italianos. No obstante, es el período soviético el que vio un crecimiento exponencial de la presencia militar en África. En este tiempo, la URSS estableció bases en Somalia o Egipto, apoyó a regímenes afines con instructores y armamento en Argelia, Angola o Mozambique y en otros países africanos. La motivación para los soviéticos no era solamente la lucha ideológica contra el colonialismo, lo que le proporcionó influencia política, sino también disponer de acceso a los recursos naturales y a posiciones geoestratégicas favorables.

Tras la caída de la URSS, la presencia de Rusia disminuyó notablemente, principalmente por la escasez de recursos y su optimización en áreas de interés más prioritarias para el país. Sin embargo, en los últimos años, el interés de Moscú por África está siendo cada vez mayor. Este interés viene marcado por las tendencias positivas económicas y demográficas existentes en
África. Dentro de este abanico de intereses, el aspecto de la seguridad ha cobrado una importancia de especial relieve. En este sentido, la venta de equipo militar ruso a varios países africanos ha aumentado, lo que conlleva incluido un incremento de las relaciones entre estos países y la influencia de la Federación Rusa. Cabe destacar los acuerdos técnico-militares conseguidos en Egipto, Argelia o Guinea Ecuatorial.

En los últimos años, la presencia militar rusa sobre el terreno ha sido de manera indirecta. Las acciones de empresas militares privadas en República Centroafricana, Mozambique o Libia, permiten a Moscú mantener cierta influencia evitando una intervención directa. En contraposición a esta estrategia, el reciente acuerdo entre Sudán y Rusia que permite establecer al país eslavo una base naval en Port Sudán, en la estratégica ruta naval que recorre el Mar Rojo, supone una vuelta de Rusia al continente africano de manera directa.

 

 

  1. CONCLUSIÓN

El sistema objeto de estudio es inestable. Viene determinado por la abundancia de recursos naturales y la presencia de dos variables de riesgo importantes que están entrelazadas como son la competencia entre las diferentes potencias y la inestabilidad política reinante en muchos países del continente.

De cara al futuro, el escenario más probable indica que África, a pesar de su creciente importancia geopolítica, seguirá siendo un área de interés secundaria para la Federación Rusa, por lo que su presencia militar directa será limitada.