1. ANÁLISIS

Situada en la península Escandinava y compartiendo frontera con Suecia, Finlandia y Rusia. Noruega es una de las naciones más septentrionales del mundo. Las dificultades para la producción y práctica de la agricultura, un clima riguroso y su accidentada geografía, han impedido a lo largo de la historia que el país tuviese una población numerosa, alcanzando hoy en día los cinco millones de habitantes. Sin embargo, su extensa franja costera ha hecho del mar, no sólo una vía de comunicación vital, sino que también ha forjado una fuerte tradición marinera, fuente  primordial de riqueza y sustento para los noruegos.

Históricamente, y en buena medida derivado de los factores expuestos, Noruega ha sido dominada durante largos períodos por sus vecinos daneses y suecos. Tras obtener su independencia tardíamente en 1905 de Suecia, la política de neutralidad del país fue abandonada tras la experiencia de la Segunda Guerra Mundial y la ocupación alemana. Tras la guerra,  teniendo en cuenta su limitada capacidad militar y la amenaza de la URSS, Noruega se integró en la OTAN. Sin embargo, este afán integrador siempre se ha enmarcado dentro del interés nacional. Un ejemplo, es su incorporación al acuerdo de libre comercio EFTA, pero rechazó en dos ocasiones por referéndum ingresar en la Unión Europea. Noruega, en parte por su experiencia histórica y su éxito económico, ha desarrollado un fuerte sentido de soberanía nacional.

Precisamente en el análisis del factor económico, cabe destacar la importante producción de hidrocarburos en el Mar del Norte, que junto con otras variables, han convertido al país en uno de los más ricos del mundo, y han reforzado aún más la importancia del sector marítimo para Noruega. En este contexto, y con unos recursos naturales con tendencia a la baja en el Mar del Norte, la capacidad de influencia del país en el Ártico y en el Mar de Barents, cobra una importancia estratégica cada vez mayor, especialmente, de cara a la obtención de nuevos recursos  en hidrocarburos y minerales estratégicos, y al acceso a las nuevas rutas marítimas que se están abriendo en la región debido al deshielo originado por el cambio climático….

  1. CONCLUSIÓN

La posición geopolítica de Noruega, caracterizada por su escasa población y limitada capacidad militar, determina una futura inestabilidad, derivada principalmente en dos vectores estratégicos. Por un lado, la dependencia a la OTAN de Noruega y su cada vez mayor actividad y despliegue militar en la región por parte de la  Alianza Atlántica. Esta política, complica las relaciones con la Federación Rusa, lo que a su vez, dificulta la explotación eficiente de los recursos en mar de Barents y en Ártico, con diferencias entre los países que componen el Consejo del Ártico. Por otro lado, el segundo vector estratégico determinante, es el aumento de las tensiones sociales derivadas de la inmigración que representa ya el 14% según las estadísticas nacionales, supone un desafío a la futura estabilidad interna, con la voluntad de no seguir el camino de su vecino sueco.

 

De cara al futuro, el escenario más probable será el incremento de proyectos e inversiones para extraer las riquezas que atesora el Ártico, lo cual redundará positivamente para la economía nacional y el bienestar de la nación. En este sentido, Noruega seguirá al margen del proyecto europeo. Cabe subrayar, la importancia de un acuerdo en el seno del Consejo Ártico, la cooperación internacional será crucial para el futuro desarrollo de proyectos en la región.

Las empresas españolas deberían iniciar su posicionamiento para participar en un desarrollo sostenible en beneficio de todos….

 

Para leer más solicitar Informe de Inteligencia

"/> LA VISIÓN ESTRATÉGICA DE NORUEGA - Fesei.org
Publicado el 31 diciembre, 2018 a las 11:20 por Fesei

LA VISIÓN ESTRATÉGICA DE NORUEGA

  1. INTRODUCCIÓN

En referencia a la visión estratégica de Noruega, se remite la siguiente valoración.

 

  1. ANÁLISIS

Situada en la península Escandinava y compartiendo frontera con Suecia, Finlandia y Rusia. Noruega es una de las naciones más septentrionales del mundo. Las dificultades para la producción y práctica de la agricultura, un clima riguroso y su accidentada geografía, han impedido a lo largo de la historia que el país tuviese una población numerosa, alcanzando hoy en día los cinco millones de habitantes. Sin embargo, su extensa franja costera ha hecho del mar, no sólo una vía de comunicación vital, sino que también ha forjado una fuerte tradición marinera, fuente  primordial de riqueza y sustento para los noruegos.

Históricamente, y en buena medida derivado de los factores expuestos, Noruega ha sido dominada durante largos períodos por sus vecinos daneses y suecos. Tras obtener su independencia tardíamente en 1905 de Suecia, la política de neutralidad del país fue abandonada tras la experiencia de la Segunda Guerra Mundial y la ocupación alemana. Tras la guerra,  teniendo en cuenta su limitada capacidad militar y la amenaza de la URSS, Noruega se integró en la OTAN. Sin embargo, este afán integrador siempre se ha enmarcado dentro del interés nacional. Un ejemplo, es su incorporación al acuerdo de libre comercio EFTA, pero rechazó en dos ocasiones por referéndum ingresar en la Unión Europea. Noruega, en parte por su experiencia histórica y su éxito económico, ha desarrollado un fuerte sentido de soberanía nacional.

Precisamente en el análisis del factor económico, cabe destacar la importante producción de hidrocarburos en el Mar del Norte, que junto con otras variables, han convertido al país en uno de los más ricos del mundo, y han reforzado aún más la importancia del sector marítimo para Noruega. En este contexto, y con unos recursos naturales con tendencia a la baja en el Mar del Norte, la capacidad de influencia del país en el Ártico y en el Mar de Barents, cobra una importancia estratégica cada vez mayor, especialmente, de cara a la obtención de nuevos recursos  en hidrocarburos y minerales estratégicos, y al acceso a las nuevas rutas marítimas que se están abriendo en la región debido al deshielo originado por el cambio climático….

  1. CONCLUSIÓN

La posición geopolítica de Noruega, caracterizada por su escasa población y limitada capacidad militar, determina una futura inestabilidad, derivada principalmente en dos vectores estratégicos. Por un lado, la dependencia a la OTAN de Noruega y su cada vez mayor actividad y despliegue militar en la región por parte de la  Alianza Atlántica. Esta política, complica las relaciones con la Federación Rusa, lo que a su vez, dificulta la explotación eficiente de los recursos en mar de Barents y en Ártico, con diferencias entre los países que componen el Consejo del Ártico. Por otro lado, el segundo vector estratégico determinante, es el aumento de las tensiones sociales derivadas de la inmigración que representa ya el 14% según las estadísticas nacionales, supone un desafío a la futura estabilidad interna, con la voluntad de no seguir el camino de su vecino sueco.

 

De cara al futuro, el escenario más probable será el incremento de proyectos e inversiones para extraer las riquezas que atesora el Ártico, lo cual redundará positivamente para la economía nacional y el bienestar de la nación. En este sentido, Noruega seguirá al margen del proyecto europeo. Cabe subrayar, la importancia de un acuerdo en el seno del Consejo Ártico, la cooperación internacional será crucial para el futuro desarrollo de proyectos en la región.

Las empresas españolas deberían iniciar su posicionamiento para participar en un desarrollo sostenible en beneficio de todos….

 

Para leer más solicitar Informe de Inteligencia