1. INTRODUCCIÓN
En relación a la visión geoestratégica de Mongolia, se remite la siguiente valoración.

2. ANÁLISIS
Situada entre la Federación Rusa y la República Popular China, Mongolia ocupa un territorio amplio equivalente a tres veces España. Analizado el factor físico cabe destacar sus amplias
estepas, áreas montañosas y desérticas, además de su rudo y marcada continentalidad de su clima. Su población es reducida de apenas 3 millones de habitantes, siendo la nación con menor
densidad de población por kilómetro cuadrado del mundo.

Históricamente, ha sido la cuna desde donde se extendió un vasto imperio gracias a la destreza de sus jinetes. Con el paso del tiempo, la falta de barreras geográficas y su reducida población, aceleraron su declive y ocupación durante siglos por parte de China. Tras la recuperación de su independencia a principios del siglo XX con el apoyo explícito de Rusia, Mongolia ha conservado su papel como Estado “tapón” entre dos potencias mundiales. No obstante, y especialmente durante el período soviético, Ulan-Bator ha preferido inclinarse más hacia Moscú, que tenía seis divisiones desplegadas hasta 1992, que hacia Pekín, a la que considera una amenaza existencial, con la situación de la región del Tíbet como trasfondo.

Analizado el factor económico, el país alberga ingentes cantidades de recursos minerales como; uranio, cobre u oro, sin embargo, es dependiente de Rusia o China para acceder al mercado global en sus importaciones para el suministro de energía, tecnología u otros productos.

Para China, Mongolia no solo supone una fuente de materias primas sino también una rama importante de su proyecto de integración económica y logística conocida como la “Nueva Ruta de la Seda”. Para Rusia, además de ser el principal suministrador energético del país, una Mongolia independiente protege el flanco sur de Siberia, a pesar de las actuales buenas relaciones rusochinas. Hoy en día, ambos actores son los más influyentes en este sistema objeto de estudio mediante sus inversiones en diferentes sectores de la economía de la República Popular de Mongolia. Otros actores como Estados Unidos, Japón, Canadá entre otros, también están participando activamente pero su importancia se ve seriamente limitada por la realidad geográfica existente.

3. CONCLUSIÓN
El sistema objeto de estudio es inestable, determinado por la dependencia del país en la exportación de minerales, el acceso al mercado chino y la influencia política de Rusia. Las principales variables de riesgo son por un lado, el incremento de las inversiones y la posible repercusión política de actores externos como EE.UU, UE o Japón. Por otro lado, apoyado en su economía, el aumento del poder político de Pekín dentro del país puede suponer un riesgo para la independencia de Mongolia.

El escenario más probable es que Ulan-Bator, a pesar de la realidad geográfica del país, decida promover las inversiones de terceros para reducir el peso político y económico principalmente de China. No obstante, es poco probable que Moscú y Pekín permitan disminuir su influencia en Mongolia.

"/> LA VISIÓN GEOESTRATÉGICA DE MONGOLIA - Fesei.org
Publicado el 4 septiembre, 2020 a las 15:18 por Fesei

LA VISIÓN GEOESTRATÉGICA DE MONGOLIA

1. INTRODUCCIÓN
En relación a la visión geoestratégica de Mongolia, se remite la siguiente valoración.

2. ANÁLISIS
Situada entre la Federación Rusa y la República Popular China, Mongolia ocupa un territorio amplio equivalente a tres veces España. Analizado el factor físico cabe destacar sus amplias
estepas, áreas montañosas y desérticas, además de su rudo y marcada continentalidad de su clima. Su población es reducida de apenas 3 millones de habitantes, siendo la nación con menor
densidad de población por kilómetro cuadrado del mundo.

Históricamente, ha sido la cuna desde donde se extendió un vasto imperio gracias a la destreza de sus jinetes. Con el paso del tiempo, la falta de barreras geográficas y su reducida población, aceleraron su declive y ocupación durante siglos por parte de China. Tras la recuperación de su independencia a principios del siglo XX con el apoyo explícito de Rusia, Mongolia ha conservado su papel como Estado “tapón” entre dos potencias mundiales. No obstante, y especialmente durante el período soviético, Ulan-Bator ha preferido inclinarse más hacia Moscú, que tenía seis divisiones desplegadas hasta 1992, que hacia Pekín, a la que considera una amenaza existencial, con la situación de la región del Tíbet como trasfondo.

Analizado el factor económico, el país alberga ingentes cantidades de recursos minerales como; uranio, cobre u oro, sin embargo, es dependiente de Rusia o China para acceder al mercado global en sus importaciones para el suministro de energía, tecnología u otros productos.

Para China, Mongolia no solo supone una fuente de materias primas sino también una rama importante de su proyecto de integración económica y logística conocida como la “Nueva Ruta de la Seda”. Para Rusia, además de ser el principal suministrador energético del país, una Mongolia independiente protege el flanco sur de Siberia, a pesar de las actuales buenas relaciones rusochinas. Hoy en día, ambos actores son los más influyentes en este sistema objeto de estudio mediante sus inversiones en diferentes sectores de la economía de la República Popular de Mongolia. Otros actores como Estados Unidos, Japón, Canadá entre otros, también están participando activamente pero su importancia se ve seriamente limitada por la realidad geográfica existente.

3. CONCLUSIÓN
El sistema objeto de estudio es inestable, determinado por la dependencia del país en la exportación de minerales, el acceso al mercado chino y la influencia política de Rusia. Las principales variables de riesgo son por un lado, el incremento de las inversiones y la posible repercusión política de actores externos como EE.UU, UE o Japón. Por otro lado, apoyado en su economía, el aumento del poder político de Pekín dentro del país puede suponer un riesgo para la independencia de Mongolia.

El escenario más probable es que Ulan-Bator, a pesar de la realidad geográfica del país, decida promover las inversiones de terceros para reducir el peso político y económico principalmente de China. No obstante, es poco probable que Moscú y Pekín permitan disminuir su influencia en Mongolia.

Mapa