1. INTRODUCCIÓN

En relación con el reciente encuentro en París entre Macron y Trump, se remite la siguiente valoración.

 

  1. ANÁLISIS

Desde una perspectiva histórica, las relaciones franco-americanas han sido en general positivas. Francia fue el primer aliado que tuvo la joven nación americana, siendo su contribución muy decisiva para la independencia de las antiguas 13 colonias inglesas.

Ambas naciones fueron aliadas en las Guerras Mundiales, donde las fuerzas norteamericanas en este caso, tuvieron un gran protagonismo en la defensa y en la liberación de Francia. Con la llegada de la Guerra Fría, ambos países continuaron su colaboración, siendo partícipes (en especial Estados Unidos) en la construcción del orden internacional.

La relación también ha tenido sus altibajos, la intervención francesa en Suez en 1956, o la norteamericana en Irak en 2003, enfrentó a Francia y Estados Unidos. El papel de la Unión Europea, que Francia ve como un contrapeso al poder anglosajón, también ha contribuido a momentos de tensión. Sin embargo, éstas y otras discrepancias no han sido óbice para que la cooperación haya sido la norma general.

La actual situación política mundial, requiere una reevaluación de las relaciones trasatlánticas. La fuerte influencia alemana en Europa, y una administración norteamericana más aislacionista en lo político, y proteccionista en lo económico, dificultan las relaciones. Es en este marco en el que se ha producido la reunión de los Presidentes Macron y Trump, aprovechando el día de la fiesta nacional francesa.

Las principales diferencias entre Europa y Estados Unidos se centran en política medioambiental y  comercial. Sin embargo, en la reunión entre ambos mandatarios, se ha impuesto un tono positivo y conciliador, buscando puntos en común,  como la lucha contra el terrorismo o el intento de encontrar una solución para el conflicto sirio.

Teniendo en cuenta que Francia coordina en gran medida, junto con Alemania, la política exterior de la UE, parece haber sido Macron el hombre elegido para construir puentes con los norteamericanos, en un ejercicio de equilibrio entre los intereses europeos, y los desafíos, retos que supone la búsqueda constante puntos de encuentro con los estadounidenses.

Para leer más solicitar Informe de Inteligencia

"/> MACRON-TRUMP ¿UN NUEVO EJE GEOESTRATÉGICO? - Fesei.org
Publicado el 25 julio, 2017 a las 16:26 por Fesei

MACRON-TRUMP ¿UN NUEVO EJE GEOESTRATÉGICO?

 

  1. INTRODUCCIÓN

En relación con el reciente encuentro en París entre Macron y Trump, se remite la siguiente valoración.

 

  1. ANÁLISIS

Desde una perspectiva histórica, las relaciones franco-americanas han sido en general positivas. Francia fue el primer aliado que tuvo la joven nación americana, siendo su contribución muy decisiva para la independencia de las antiguas 13 colonias inglesas.

Ambas naciones fueron aliadas en las Guerras Mundiales, donde las fuerzas norteamericanas en este caso, tuvieron un gran protagonismo en la defensa y en la liberación de Francia. Con la llegada de la Guerra Fría, ambos países continuaron su colaboración, siendo partícipes (en especial Estados Unidos) en la construcción del orden internacional.

La relación también ha tenido sus altibajos, la intervención francesa en Suez en 1956, o la norteamericana en Irak en 2003, enfrentó a Francia y Estados Unidos. El papel de la Unión Europea, que Francia ve como un contrapeso al poder anglosajón, también ha contribuido a momentos de tensión. Sin embargo, éstas y otras discrepancias no han sido óbice para que la cooperación haya sido la norma general.

La actual situación política mundial, requiere una reevaluación de las relaciones trasatlánticas. La fuerte influencia alemana en Europa, y una administración norteamericana más aislacionista en lo político, y proteccionista en lo económico, dificultan las relaciones. Es en este marco en el que se ha producido la reunión de los Presidentes Macron y Trump, aprovechando el día de la fiesta nacional francesa.

Las principales diferencias entre Europa y Estados Unidos se centran en política medioambiental y  comercial. Sin embargo, en la reunión entre ambos mandatarios, se ha impuesto un tono positivo y conciliador, buscando puntos en común,  como la lucha contra el terrorismo o el intento de encontrar una solución para el conflicto sirio.

Teniendo en cuenta que Francia coordina en gran medida, junto con Alemania, la política exterior de la UE, parece haber sido Macron el hombre elegido para construir puentes con los norteamericanos, en un ejercicio de equilibrio entre los intereses europeos, y los desafíos, retos que supone la búsqueda constante puntos de encuentro con los estadounidenses.

Para leer más solicitar Informe de Inteligencia