1. ANÁLISIS

La zona euro, a pesar de una situación actual positiva en sus variables macroeconómicas, a excepción del desempleo en algunos países miembros, mantiene una debilidad con respecto a otros competidores globales. La carencia de una verdadera unión que permita repartir el riesgo fiscal y corregir los desequilibrios entre los países miembros. La unión fiscal podría ser muy eficiente garantizando por ejemplo, los depósitos bancarios, permitiendo una situación mucho más favorable para los Estados que estén atravesando dificultades.

En este sentido, los mercados privados, no pueden hacer frente por su cuenta a caídas del consumo durante una crisis económica. Por otro lado, el gasto público basado en el incremento del déficit, trae consigo aumentos de impuestos y futuros recortes del gasto. Precisamente con los elevados niveles de endeudamiento ya existentes en la zona euro, la opción de la deuda pública es muy limitada.

Es en este contexto, cuando aparece la posibilidad de crear un sistema mediante el cual los Estados miembros se apoyen mutuamente, compartiendo el riesgo dentro de una Europa solidaria que beneficie el bien común.

Uno de los posibles grandes beneficiarios serían los sistemas bancarios nacionales, puesto que se podría evitar que una crisis bancaria pusiera en peligro la estabilidad fiscal de un país y su pertenencia en la zona euro. Si a esta medida, se agrega el control de las tenencias de deuda soberana por los bancos, se reduciría la tensión que los mercados de bonos pudieran ejercer sobre los bancos locales.

Si la unión fiscal ayuda a que la gestión de la deuda soberana no sea una amenaza para los sistemas bancarios nacionales, sin duda, fortalecería a nivel político a la UE y podría revitalizar el proyecto europeo en su conjunto.

No obstante, el impulso político para llevar a cabo este proyecto, se enfrenta a un momento de debilidad política dentro del seno de la Unión. Los efectos aún visibles de la última gran crisis, o la manera en que las autoridades europeas están enfrentando el fenómeno de los movimientos migratorios, han reforzado las tesis políticas más inclinadas a rechazar las iniciativas de integración, en favor de devolver poderes a los Estados nacionales.

 

 

 

  1. CONCLUSIÓN

El sistema objeto de estudio es inestable, determinado por el elevado endeudamiento del sector bancario por un lado, y el volumen de la deuda pública por otro. Cabe destacar que la continuación del actual ciclo de crecimiento económico es en sí misma una variable de riesgo a controlar, ya que está amenazada entre otras por el citado endeudamiento o el coste y variabilidad en los precios finales de la energía.

De cara al futuro, es de prever que el crecimiento económico pierda fuerza. Ante este escenario […]

 

Para leer más solicitar Informe de Inteligencia

"/> PERSPECTIVA DE UNIÓN FISCAL EN EUROPA - Fesei.org
Publicado el 25 julio, 2018 a las 10:18 por Fesei

PERSPECTIVA DE UNIÓN FISCAL EN EUROPA

  1. INTRODUCCIÓN

En relación a la perspectiva de unión fiscal en la zona euro, se remite la siguiente valoración.

 

  1. ANÁLISIS

La zona euro, a pesar de una situación actual positiva en sus variables macroeconómicas, a excepción del desempleo en algunos países miembros, mantiene una debilidad con respecto a otros competidores globales. La carencia de una verdadera unión que permita repartir el riesgo fiscal y corregir los desequilibrios entre los países miembros. La unión fiscal podría ser muy eficiente garantizando por ejemplo, los depósitos bancarios, permitiendo una situación mucho más favorable para los Estados que estén atravesando dificultades.

En este sentido, los mercados privados, no pueden hacer frente por su cuenta a caídas del consumo durante una crisis económica. Por otro lado, el gasto público basado en el incremento del déficit, trae consigo aumentos de impuestos y futuros recortes del gasto. Precisamente con los elevados niveles de endeudamiento ya existentes en la zona euro, la opción de la deuda pública es muy limitada.

Es en este contexto, cuando aparece la posibilidad de crear un sistema mediante el cual los Estados miembros se apoyen mutuamente, compartiendo el riesgo dentro de una Europa solidaria que beneficie el bien común.

Uno de los posibles grandes beneficiarios serían los sistemas bancarios nacionales, puesto que se podría evitar que una crisis bancaria pusiera en peligro la estabilidad fiscal de un país y su pertenencia en la zona euro. Si a esta medida, se agrega el control de las tenencias de deuda soberana por los bancos, se reduciría la tensión que los mercados de bonos pudieran ejercer sobre los bancos locales.

Si la unión fiscal ayuda a que la gestión de la deuda soberana no sea una amenaza para los sistemas bancarios nacionales, sin duda, fortalecería a nivel político a la UE y podría revitalizar el proyecto europeo en su conjunto.

No obstante, el impulso político para llevar a cabo este proyecto, se enfrenta a un momento de debilidad política dentro del seno de la Unión. Los efectos aún visibles de la última gran crisis, o la manera en que las autoridades europeas están enfrentando el fenómeno de los movimientos migratorios, han reforzado las tesis políticas más inclinadas a rechazar las iniciativas de integración, en favor de devolver poderes a los Estados nacionales.

 

 

 

  1. CONCLUSIÓN

El sistema objeto de estudio es inestable, determinado por el elevado endeudamiento del sector bancario por un lado, y el volumen de la deuda pública por otro. Cabe destacar que la continuación del actual ciclo de crecimiento económico es en sí misma una variable de riesgo a controlar, ya que está amenazada entre otras por el citado endeudamiento o el coste y variabilidad en los precios finales de la energía.

De cara al futuro, es de prever que el crecimiento económico pierda fuerza. Ante este escenario […]

 

Para leer más solicitar Informe de Inteligencia