• ANÁLISIS
  • Desde el establecimiento del Estado de Israel en 1948, Jordania ha mantenido una política claramente anti-sionista, pero a la vez ha sido pragmática.

    Jordania participó en las guerras árabe- israelíes de 1948, donde obtuvo Jerusalén Este y Cisjordania; y en 1967, donde perdió estos territorios. Tras éste último conflicto, sin embargo, la preocupación principal de Jordania pasó a ser la Organización para la Liberación de Palestina. No hay que olvidar que la mayoría de la población jordana es de origen palestino.

    El Rey Hussein, en 1970, lanzó una campaña de represión, que acabó expulsando a la OLP y a aquellos palestinos que amenazaban a la monarquía. Este hecho, contribuyó en parte a formar un interés común con Israel. La no participación jordana en la guerra árabe-israelí de 1973 ha sido otro factor a tener en cuenta en las relaciones bilaterales de ambos países.

    La culminación de la política pragmática del Reino Hashemita, fue el acuerdo de paz Jordano-Israelí firmado en 1994, convirtiendo a Jordania, en el segundo país árabe tras Egipto en firmar la paz con Israel.  El acuerdo regula entre otros asuntos la gestión del agua, y fue la piedra clave para otros acuerdos de índole comercial y económica, como por ejemplo, el suministro de gas israelí a Jordania.

    No obstante, el acuerdo de paz está sujeto al avance del proceso de paz entre palestinos e israelíes. Asimismo, aunque existe un aceptable nivel de cooperación entre ambos países a nivel gubernamental, las relaciones a nivel popular y cultural son prácticamente inexistentes al no haber contacto. Nuevamente, el hecho de que la mayor parte de los jordanos sean de origen palestino, con fuertes contactos personales en Cisjordania, hace que su visión de Israel sea negativa, limitando la capacidad de acción del gobierno jordano.

    Para leer más solicitar Informe de Inteligencia

    "/> RELACIONES JORDANO-ISRAELÍES - Fesei.org
    Publicado el 12 mayo, 2017 a las 13:52 por Fesei

    RELACIONES JORDANO-ISRAELÍES

     

    1. INTRODUCCIÓN

    En referencia las relaciones Jordano-Israelíes, se remite la siguiente valoración.

    1. ANÁLISIS

    Desde el establecimiento del Estado de Israel en 1948, Jordania ha mantenido una política claramente anti-sionista, pero a la vez ha sido pragmática.

    Jordania participó en las guerras árabe- israelíes de 1948, donde obtuvo Jerusalén Este y Cisjordania; y en 1967, donde perdió estos territorios. Tras éste último conflicto, sin embargo, la preocupación principal de Jordania pasó a ser la Organización para la Liberación de Palestina. No hay que olvidar que la mayoría de la población jordana es de origen palestino.

    El Rey Hussein, en 1970, lanzó una campaña de represión, que acabó expulsando a la OLP y a aquellos palestinos que amenazaban a la monarquía. Este hecho, contribuyó en parte a formar un interés común con Israel. La no participación jordana en la guerra árabe-israelí de 1973 ha sido otro factor a tener en cuenta en las relaciones bilaterales de ambos países.

    La culminación de la política pragmática del Reino Hashemita, fue el acuerdo de paz Jordano-Israelí firmado en 1994, convirtiendo a Jordania, en el segundo país árabe tras Egipto en firmar la paz con Israel.  El acuerdo regula entre otros asuntos la gestión del agua, y fue la piedra clave para otros acuerdos de índole comercial y económica, como por ejemplo, el suministro de gas israelí a Jordania.

    No obstante, el acuerdo de paz está sujeto al avance del proceso de paz entre palestinos e israelíes. Asimismo, aunque existe un aceptable nivel de cooperación entre ambos países a nivel gubernamental, las relaciones a nivel popular y cultural son prácticamente inexistentes al no haber contacto. Nuevamente, el hecho de que la mayor parte de los jordanos sean de origen palestino, con fuertes contactos personales en Cisjordania, hace que su visión de Israel sea negativa, limitando la capacidad de acción del gobierno jordano.

    Para leer más solicitar Informe de Inteligencia