1. ANÁLISIS

Los Altos del Golán son territorios que fueron ocupados por Israel en la guerra de los seis días en 1967. La región tiene una crucial importancia geoestratégica, ya que su posición elevada permite divisar Damasco y proteger el norte de Israel. Asimismo, es de importancia estratégica sus recursos acuíferos, en una región en la que escasean. Concretamente, un 15% del abastecimiento de agua de Israel proviene de los Altos del Golán. Por otro lado, la relación de rivalidad entre Siria e Israel y la actual situación interna en Siria, han impedido a las partes alcanzar un acuerdo de paz por territorios, como el que han alcanzado Israel y Egipto. Tras la guerra de Yom Kippur, se creó una línea de demarcación en 1974, siendo sobre el terreno una de las fronteras más tranquilas para el Estado hebreo.

En el actual contexto de la guerra en Siria, la presencia de grupos rebeldes, incluyendo a Al-Qaeda, desplazaron al régimen en la región. Sin embargo, a medida que el régimen y sus aliados han ido recuperando terreno, la situación de seguridad se ha ido agravando. Los combates en la zona, han provocado que cohetes y piezas de artillería hayan alcanzado territorio controlado por Israel. La respuesta del Estado judío ha sido culpar al régimen sirio de cualquier ataque proveniente de Siria, independientemente de quién haya sido el responsable material, y como consecuencia, lanzar ataques aéreos contra sus posiciones.

Para el régimen sirio, en su estrategia de reconquista de los territorios que aún no controla, la vuelta al Golán, es una aspiración irrenunciable. Sin embargo, para Israel, la presencia de Hezbolá e Irán en el Golán, aliados del régimen sirio, es inaceptable, ya que son una amenaza directa para el Estado hebreo, al que pretenden destruir. Ésta línea roja ha sido comprobada varias veces, pues la fuerza aérea israelí ha hecho varias incursiones desde 2015 en las que han sido eliminados miembros de Hezbolá, e incluso personal militar iraní. Israel también ha apoyado a los rebeldes sirios, entre los que se encuentran radicales islámicos, creando de esta manera un colchón entre el Golán y las fuerzas del régimen.

Sin embargo, si la tendencia del régimen y sus aliados es la de imponerse progresivamente a los rebeldes, Israel tendrá que elegir entre intervenir directamente, con los graves riesgos que conllevaría, o bien aceptar la presencia del régimen sirio y sus aliados en esta sensible región.

Para leer más solicitar Informe de Inteligencia

"/> TENSIÓN EN LOS ALTOS DEL GOLAN - Fesei.org
Publicado el 29 junio, 2017 a las 11:17 por Fesei

TENSIÓN EN LOS ALTOS DEL GOLAN

 

  1. INTRODUCCIÓN

En relación con la tensión en los Altos del Golán, se remite la siguiente valoración.

 

  1. ANÁLISIS

Los Altos del Golán son territorios que fueron ocupados por Israel en la guerra de los seis días en 1967. La región tiene una crucial importancia geoestratégica, ya que su posición elevada permite divisar Damasco y proteger el norte de Israel. Asimismo, es de importancia estratégica sus recursos acuíferos, en una región en la que escasean. Concretamente, un 15% del abastecimiento de agua de Israel proviene de los Altos del Golán. Por otro lado, la relación de rivalidad entre Siria e Israel y la actual situación interna en Siria, han impedido a las partes alcanzar un acuerdo de paz por territorios, como el que han alcanzado Israel y Egipto. Tras la guerra de Yom Kippur, se creó una línea de demarcación en 1974, siendo sobre el terreno una de las fronteras más tranquilas para el Estado hebreo.

En el actual contexto de la guerra en Siria, la presencia de grupos rebeldes, incluyendo a Al-Qaeda, desplazaron al régimen en la región. Sin embargo, a medida que el régimen y sus aliados han ido recuperando terreno, la situación de seguridad se ha ido agravando. Los combates en la zona, han provocado que cohetes y piezas de artillería hayan alcanzado territorio controlado por Israel. La respuesta del Estado judío ha sido culpar al régimen sirio de cualquier ataque proveniente de Siria, independientemente de quién haya sido el responsable material, y como consecuencia, lanzar ataques aéreos contra sus posiciones.

Para el régimen sirio, en su estrategia de reconquista de los territorios que aún no controla, la vuelta al Golán, es una aspiración irrenunciable. Sin embargo, para Israel, la presencia de Hezbolá e Irán en el Golán, aliados del régimen sirio, es inaceptable, ya que son una amenaza directa para el Estado hebreo, al que pretenden destruir. Ésta línea roja ha sido comprobada varias veces, pues la fuerza aérea israelí ha hecho varias incursiones desde 2015 en las que han sido eliminados miembros de Hezbolá, e incluso personal militar iraní. Israel también ha apoyado a los rebeldes sirios, entre los que se encuentran radicales islámicos, creando de esta manera un colchón entre el Golán y las fuerzas del régimen.

Sin embargo, si la tendencia del régimen y sus aliados es la de imponerse progresivamente a los rebeldes, Israel tendrá que elegir entre intervenir directamente, con los graves riesgos que conllevaría, o bien aceptar la presencia del régimen sirio y sus aliados en esta sensible región.

Para leer más solicitar Informe de Inteligencia