1. ANÁLISIS

“La Unión por el Mediterráneo”,  es una organización internacional que puso en marcha la Unión Europea en 1995, entre los países miembros y los estados vecinos de la cuenca del Mediterráneo. El objetivo principal, fue profundizar la coordinación internacional entre todos los países de la zona, acercando sus dos orillas mediante el refuerzo de los vínculos regionales y la implementación de proyectos concretos, fundamentalmente centrados en el desarrollo económico y social.  La UPM, está integrada por todos los Estados miembros de la Unión Europea, Estados norteafricanos y de Oriente Medio del ámbito mediterráneo, incluyendo a miembros de la Liga Árabe, Turquía e Israel. La sede de la Secretaría está en Barcelona.

Entre los retos principales destacamos;  la seguridad,  los flujos migratorios, el desempleo, la convivencia en la diversidad y el cambio climático. En este sentido, cabe destacar la necesidad de impulsar la integración económica y comercial entre los países de la región, como una de las estrategias para generar riqueza y creación de empleo dirigido a  los más jóvenes. La implementación de proyectos medioambientales o la gestión del agua, son sólo algunos de las áreas de interés que, enmarcadas dentro de la Agenda 2030 de Naciones Unidas sobre desarrollo sostenible, están teniendo lugar dentro de las actividades que realiza la UPM.

No obstante, la UPM afronta desafíos importantes, siendo clave, la resolución del conflicto palestino-israelí, que en más de una ocasión ha paralizado el funcionamiento de la organización. Otros obstáculos han sido la falta de implicación al más alto nivel de algunas naciones o la falta de consenso entre sus miembros en determinados asuntos, como por ejemplo, la definición de terrorismo.

La realidad  nos demuestra que  la UE, sigue enfocada más hacia el Este del Continente que hacia el Mediterráneo. Las reticencias y diferencias existentes dentro de Europa, han lastrado el desarrollo de la iniciativa mediterránea. Los países de la orilla sur, por otro lado, ante la perspectiva de resultados poco satisfactorios y concretos,  han optado  por las relaciones   bilaterales con  la UE,   en detrimento de la  multilateralidad.

A pesar de los obstáculos, con el paso de los años,  la UPM ha ido ganando en importancia, gracias buena medida por el aumento de los desafíos estratégicos que afectan a la región, siendo los más importantes e inmediatos los flujos migratorios o la inestabilidad en Libia y Siria.

 

  1. CONCLUSIÓN

El sistema objeto de estudio es inestable, derivado de los múltiples desafíos que afectan a la consecución de los objetivos de la UPM. Desde un punto de vista europeo y español en concreto, la capacidad de esta organización para canalizar proyectos y acercar a ambas orillas, supone una herramienta más para conseguir una mayor estabilidad regional.

No obstante, de cara al futuro, el aumento de las tensiones y amenazas provenientes de la región, obligarán a la UE a ejercer un liderazgo más decidido.  En este sentido, la Unión por el Mediterráneo, debería reformularse para abordar con decisión los problemas, de lo contrario  se enfrentaría a  una pérdida progresiva  ante la resolución eficiente de los retos futuros,  ya que no dispone de los mecanismos y voluntades políticas necesarias y suficientes para poder resolverlos.

Para leer más solicitar Informe de Inteligencia

"/> UNIÓN POR EL MEDITERRÁNEO, PERCEPTIVA DE FUTURO. - Fesei.org
Publicado el 23 noviembre, 2018 a las 11:38 por Fesei

UNIÓN POR EL MEDITERRÁNEO, PERCEPTIVA DE FUTURO.

  1. INTRODUCCIÓN

En relación al futuro de la Unión por el Mediterráneo (UPM), se remite la siguiente valoración.

 

  1. ANÁLISIS

“La Unión por el Mediterráneo”,  es una organización internacional que puso en marcha la Unión Europea en 1995, entre los países miembros y los estados vecinos de la cuenca del Mediterráneo. El objetivo principal, fue profundizar la coordinación internacional entre todos los países de la zona, acercando sus dos orillas mediante el refuerzo de los vínculos regionales y la implementación de proyectos concretos, fundamentalmente centrados en el desarrollo económico y social.  La UPM, está integrada por todos los Estados miembros de la Unión Europea, Estados norteafricanos y de Oriente Medio del ámbito mediterráneo, incluyendo a miembros de la Liga Árabe, Turquía e Israel. La sede de la Secretaría está en Barcelona.

Entre los retos principales destacamos;  la seguridad,  los flujos migratorios, el desempleo, la convivencia en la diversidad y el cambio climático. En este sentido, cabe destacar la necesidad de impulsar la integración económica y comercial entre los países de la región, como una de las estrategias para generar riqueza y creación de empleo dirigido a  los más jóvenes. La implementación de proyectos medioambientales o la gestión del agua, son sólo algunos de las áreas de interés que, enmarcadas dentro de la Agenda 2030 de Naciones Unidas sobre desarrollo sostenible, están teniendo lugar dentro de las actividades que realiza la UPM.

No obstante, la UPM afronta desafíos importantes, siendo clave, la resolución del conflicto palestino-israelí, que en más de una ocasión ha paralizado el funcionamiento de la organización. Otros obstáculos han sido la falta de implicación al más alto nivel de algunas naciones o la falta de consenso entre sus miembros en determinados asuntos, como por ejemplo, la definición de terrorismo.

La realidad  nos demuestra que  la UE, sigue enfocada más hacia el Este del Continente que hacia el Mediterráneo. Las reticencias y diferencias existentes dentro de Europa, han lastrado el desarrollo de la iniciativa mediterránea. Los países de la orilla sur, por otro lado, ante la perspectiva de resultados poco satisfactorios y concretos,  han optado  por las relaciones   bilaterales con  la UE,   en detrimento de la  multilateralidad.

A pesar de los obstáculos, con el paso de los años,  la UPM ha ido ganando en importancia, gracias buena medida por el aumento de los desafíos estratégicos que afectan a la región, siendo los más importantes e inmediatos los flujos migratorios o la inestabilidad en Libia y Siria.

 

  1. CONCLUSIÓN

El sistema objeto de estudio es inestable, derivado de los múltiples desafíos que afectan a la consecución de los objetivos de la UPM. Desde un punto de vista europeo y español en concreto, la capacidad de esta organización para canalizar proyectos y acercar a ambas orillas, supone una herramienta más para conseguir una mayor estabilidad regional.

No obstante, de cara al futuro, el aumento de las tensiones y amenazas provenientes de la región, obligarán a la UE a ejercer un liderazgo más decidido.  En este sentido, la Unión por el Mediterráneo, debería reformularse para abordar con decisión los problemas, de lo contrario  se enfrentaría a  una pérdida progresiva  ante la resolución eficiente de los retos futuros,  ya que no dispone de los mecanismos y voluntades políticas necesarias y suficientes para poder resolverlos.

Para leer más solicitar Informe de Inteligencia

Mapa