1. ANÁLISIS

En la región de los Balcanes, históricamente un territorio de frontera entre diferentes imperios, destaca la posición central que ocupa Serbia. Precisamente, esta posición geográfica que le permite el acceso al Danubio y Centro Europa, sirviendo de puente con el sureste de Europa, le ha permitido a Serbia ejercer influencia, pero también, ser objeto de interés por parte de otras potencias. Su falta de acceso al mar y la presencia de estados vecinos rivales, como Croacia o Albania, han limitado en buena medida las posibilidades de Belgrado. De confesión ortodoxa, Serbia ha mantenido una estrecha relación con otros países ortodoxos como Grecia, y en especial, Rusia.

Siendo los Balcanes un territorio en disputa entre las grandes potencias, Serbia, con el apoyo de Rusia, fue un actor importante en los conflictos que sacudieron Europa en el siglo XX. Precisamente, desde el final de la II Guerra Mundial y dentro de la estructura estatal multiétnica que era Yugoslavia, Serbia alcanzó su mayor capacidad de influencia regional hasta la fecha. El desmembramiento de Yugoslavia y los conflictos que la acompañaron, por tanto, han ido en detrimento de los intereses de Serbia.

A pesar de su inclinación hacia Rusia, existe en Serbia el deseo de una mayor integración con las instituciones europeas. Sin embargo, los condicionantes económicos y las concesiones políticas que debería asumir, como la aceptación de facto de la pérdida de Kosovo, complican el camino europeo de Serbia. Aunque el potencial desestabilizador de Kosovo debe resaltarse, en la región existen otros focos de tensión en los que Serbia puede verse implicada, como podría ser en Bosnia-Herzegovina.

En cualquier caso, los conflictos, en esta antigua región fronteriza, se azuzarán o se controlarán, en base a la predisposición de las grandes potencias con intereses en la zona, ya que por sí sola, Serbia, al igual que otros países de la región, no son los vectores determinantes del sistema. En este sentido, la creciente influencia rusa, china y turca en la región, pueden ser elementos de cambio con respecto a las dos últimas décadas, en las que el predominio europeo y norteamericano ha sido la norma.

 

  1. CONCLUSIÓN

Como se ha constatado anteriormente, la posición geográfica de Serbia y el conflicto en Kosovo son…

Para leer más solicitar Informe de Inteligencia

"/> VISIÓN ESTRATÉGICA DE SERBIA - Fesei.org
Publicado el 27 diciembre, 2017 a las 18:44 por Fesei

VISIÓN ESTRATÉGICA DE SERBIA

  1. INTRODUCCIÓN

En referencia a la estrategia de seguridad de Serbia, se remite la siguiente valoración.

 

  1. ANÁLISIS

En la región de los Balcanes, históricamente un territorio de frontera entre diferentes imperios, destaca la posición central que ocupa Serbia. Precisamente, esta posición geográfica que le permite el acceso al Danubio y Centro Europa, sirviendo de puente con el sureste de Europa, le ha permitido a Serbia ejercer influencia, pero también, ser objeto de interés por parte de otras potencias. Su falta de acceso al mar y la presencia de estados vecinos rivales, como Croacia o Albania, han limitado en buena medida las posibilidades de Belgrado. De confesión ortodoxa, Serbia ha mantenido una estrecha relación con otros países ortodoxos como Grecia, y en especial, Rusia.

Siendo los Balcanes un territorio en disputa entre las grandes potencias, Serbia, con el apoyo de Rusia, fue un actor importante en los conflictos que sacudieron Europa en el siglo XX. Precisamente, desde el final de la II Guerra Mundial y dentro de la estructura estatal multiétnica que era Yugoslavia, Serbia alcanzó su mayor capacidad de influencia regional hasta la fecha. El desmembramiento de Yugoslavia y los conflictos que la acompañaron, por tanto, han ido en detrimento de los intereses de Serbia.

A pesar de su inclinación hacia Rusia, existe en Serbia el deseo de una mayor integración con las instituciones europeas. Sin embargo, los condicionantes económicos y las concesiones políticas que debería asumir, como la aceptación de facto de la pérdida de Kosovo, complican el camino europeo de Serbia. Aunque el potencial desestabilizador de Kosovo debe resaltarse, en la región existen otros focos de tensión en los que Serbia puede verse implicada, como podría ser en Bosnia-Herzegovina.

En cualquier caso, los conflictos, en esta antigua región fronteriza, se azuzarán o se controlarán, en base a la predisposición de las grandes potencias con intereses en la zona, ya que por sí sola, Serbia, al igual que otros países de la región, no son los vectores determinantes del sistema. En este sentido, la creciente influencia rusa, china y turca en la región, pueden ser elementos de cambio con respecto a las dos últimas décadas, en las que el predominio europeo y norteamericano ha sido la norma.

 

  1. CONCLUSIÓN

Como se ha constatado anteriormente, la posición geográfica de Serbia y el conflicto en Kosovo son…

Para leer más solicitar Informe de Inteligencia