1. INTRODUCCIÓN

En relación a la importancia geoestratégica de las bases británicas en Chipre, se remite la siguiente valoración.

2. ANÁLISIS

Situada en el Mediterráneo Oriental y a menos de 130 millas náuticas de la costa siria, Chipre ocupa una posición privilegiada para la defensa naval de la ruta hacia el Canal de Suez y la India, por lo que despertó el interés británico en el siglo XIX. Históricamente, la isla ha estado dividida en dos comunidades antagónicas, la más numerosa es de origen griego, que ha visto la presencia británica como un obstáculo para sus planes de enosis o unión a Grecia. Por otra parte, la población de origen turco, antes de la intervención de Turquía en 1974, veía la posibilidad de enosis como una seria amenaza y apoyó la presencia de los británicos.

Con el acuerdo de Zurich de 1960, Reino Unido concedió la independencia a Chipre, pero también se aseguró su permanencia militar con el control de las bases en Dehkelia y Akrotiri. Estas instalaciones, con una superficie de 254 km2, equivalen al 3% de la superficie total de la isla.

Hoy en día, las bases británicas siguen siendo estratégicas para el despliegue en una zona tan importante e inestable como es Oriente Medio. Los británicos disponen, además de los aeródromos, de importantes capacidades de recogida de inteligencia SIGINT y ELINT. Por otro lado, los estadounidenses también han utilizado las bases británicas como punto de apoyo en sus operaciones antiterroristas y de defensa de sus intereses en la zona.

Una de las principales preocupaciones del Gobierno chipriota ha sido que el mantenimiento de estas instalaciones con efectivos y material, invite a los rivales geopolíticos del Reino Unido a perpetrar represalias contra las bases, amenazando la seguridad de Chipre, como ha sido la posibilidad de recibir ataques y agresiones por parte Siria que finalmente no se han llevado a cabo. Otro aspecto negativo, es que el uso de las bases pueda incluso terminar enfrentando involuntariamente a Nicosia con naciones con las que históricamente ha mantenido buenas relaciones diplomáticas, como es el caso de Rusia. Precisamente, la posibilidad, que no se ha materializado, de que Moscú instalara su propia base bajo el amparo del Gobierno de Chipre, ha provocado preocupación en Londres.

Finalmente, otro aspecto importante a considerar es la riqueza de hidrocarburos en las aguas que rodean la isla y el papel que pueden jugar las bases británicas. Una de las inquietudes y temores de los chipriotas es la posibilidad que el Reino Unido pueda reclamar parte de la Zona Económica Exclusiva que corresponde a Chipre. Actualmente la situación en torno a la explotación de hidrocarburos está sujeta a una agria disputa entre la no reconocida República Turca del Norte de Chipre apoyada por Ankara, y el Gobierno de Nicosia, internacionalmente reconocido y miembro de la UE.

3. CONCLUSIÓN

El sistema objeto de estudio es inestable y está determinado por la importancia geoestratégica que poseen las bases británicas en Chipre. Las principales variables de riesgo son los importantes recursos de hidrocarburos “offshore” y la propia presencia militar británica en la isla.

El escenario futuro más probable, y contrastado por FESEI en su viaje a Chipre con reuniones a nivel estratégico y sobre el terreno, es un aumento de la tensión por la explotación de los recursos de hidrocarburos. En este sentido, y ante la falta de apoyo por parte británica, el Gobierno de Nicosia podría optar por buscar la ayuda de otros socios como Rusia o Israel. En este marco, aumentará la presión popular para la retirada de las tropas británicas, lo cual en el largo plazo se destaca la alta probabilidad que suceda.

"/> LA IMPORTANCIA GEOESTRATÉGICA DE LAS BASES BRITÁNICAS EN CHIPRE - Fesei.org
Publicado el 30 abril, 2020 a las 09:45 por Fesei

LA IMPORTANCIA GEOESTRATÉGICA DE LAS BASES BRITÁNICAS EN CHIPRE

1. INTRODUCCIÓN

En relación a la importancia geoestratégica de las bases británicas en Chipre, se remite la siguiente valoración.

2. ANÁLISIS

Situada en el Mediterráneo Oriental y a menos de 130 millas náuticas de la costa siria, Chipre ocupa una posición privilegiada para la defensa naval de la ruta hacia el Canal de Suez y la India, por lo que despertó el interés británico en el siglo XIX. Históricamente, la isla ha estado dividida en dos comunidades antagónicas, la más numerosa es de origen griego, que ha visto la presencia británica como un obstáculo para sus planes de enosis o unión a Grecia. Por otra parte, la población de origen turco, antes de la intervención de Turquía en 1974, veía la posibilidad de enosis como una seria amenaza y apoyó la presencia de los británicos.

Con el acuerdo de Zurich de 1960, Reino Unido concedió la independencia a Chipre, pero también se aseguró su permanencia militar con el control de las bases en Dehkelia y Akrotiri. Estas instalaciones, con una superficie de 254 km2, equivalen al 3% de la superficie total de la isla.

Hoy en día, las bases británicas siguen siendo estratégicas para el despliegue en una zona tan importante e inestable como es Oriente Medio. Los británicos disponen, además de los aeródromos, de importantes capacidades de recogida de inteligencia SIGINT y ELINT. Por otro lado, los estadounidenses también han utilizado las bases británicas como punto de apoyo en sus operaciones antiterroristas y de defensa de sus intereses en la zona.

Una de las principales preocupaciones del Gobierno chipriota ha sido que el mantenimiento de estas instalaciones con efectivos y material, invite a los rivales geopolíticos del Reino Unido a perpetrar represalias contra las bases, amenazando la seguridad de Chipre, como ha sido la posibilidad de recibir ataques y agresiones por parte Siria que finalmente no se han llevado a cabo. Otro aspecto negativo, es que el uso de las bases pueda incluso terminar enfrentando involuntariamente a Nicosia con naciones con las que históricamente ha mantenido buenas relaciones diplomáticas, como es el caso de Rusia. Precisamente, la posibilidad, que no se ha materializado, de que Moscú instalara su propia base bajo el amparo del Gobierno de Chipre, ha provocado preocupación en Londres.

Finalmente, otro aspecto importante a considerar es la riqueza de hidrocarburos en las aguas que rodean la isla y el papel que pueden jugar las bases británicas. Una de las inquietudes y temores de los chipriotas es la posibilidad que el Reino Unido pueda reclamar parte de la Zona Económica Exclusiva que corresponde a Chipre. Actualmente la situación en torno a la explotación de hidrocarburos está sujeta a una agria disputa entre la no reconocida República Turca del Norte de Chipre apoyada por Ankara, y el Gobierno de Nicosia, internacionalmente reconocido y miembro de la UE.

3. CONCLUSIÓN

El sistema objeto de estudio es inestable y está determinado por la importancia geoestratégica que poseen las bases británicas en Chipre. Las principales variables de riesgo son los importantes recursos de hidrocarburos “offshore” y la propia presencia militar británica en la isla.

El escenario futuro más probable, y contrastado por FESEI en su viaje a Chipre con reuniones a nivel estratégico y sobre el terreno, es un aumento de la tensión por la explotación de los recursos de hidrocarburos. En este sentido, y ante la falta de apoyo por parte británica, el Gobierno de Nicosia podría optar por buscar la ayuda de otros socios como Rusia o Israel. En este marco, aumentará la presión popular para la retirada de las tropas británicas, lo cual en el largo plazo se destaca la alta probabilidad que suceda.