1. INTRODUCCIÓN
En relación con el Ártico como fuente de riqueza y conflicto, se remite la siguiente valoración.
 
2. ANÁLISIS
El Ártico es, mayormente, un océano cubierto por una capa de hielo, aunque con una considerable riqueza en biodiversidad y una población humana escasa. Políticamente, la región incluye territorios de ocho Estados. De todos los rincones de la Tierra donde hay conflictos por el territorio, la región del Ártico, presenta dos condiciones muy particulares. La primera de ellas es la cantidad de actores involucrados, y la segunda, las consecuencias en la reclamación de soberanía provocadas por el deshielo. En este sentido, el deshielo está provocando que las rutas marítimas se acorten. Un ejemplo de ello es la utilización del Paso del Noroeste, concretamente, que reduce un 20% la distancia y en 8 días las singladuras, respecto al paso alternativo por el Canal de Panamá.
Por otro lado, el deshielo está facilitando el acceso a los ingentes recursos naturales de la zona. Aunque los actores presentes en la zona han acordado resolver sus diferencias de manera pacífica, el diálogo se antoja complicado. No en vano, se calcula que el 25% de las reservas mundiales de hidrocarburos están en el Ártico. Junto a estas enormes reservas, existen otras de oro, diamantes, zinc, hierro o platino. La mayor parte de estos recursos, especialmente de gas, se encuentran en la plataforma continental rusa. Precisamente Rusia es uno de los actores más interesados en el desarrollo del Ártico, que se ha convertido en una pieza clave de su estrategia de desarrollo nacional, no solo por los aspectos económicos, sino también como elemento clave de su política interior, exterior y de defensa, dada la importancia de la Flota del Norte y su capacidad de disuasión nuclear.
Otros Estados con una fuerte presencia en la zona son Canadá, Dinamarca y Noruega. Todos ellos países ribereños del Océano Ártico, y con intereses en las posibilidades energéticas y de transporte de la región. Estados Unidos, es el otro gran protagonista y estado ribereño, no obstante, su actitud ha sido hasta ahora más pasiva. China, aunque no es un estado con territorio en el Ártico, tiene grandes intereses económicos en la zona, en cooperación con otros actores, como Rusia, por lo que indirectamente es un protagonista importante. Finalmente, la cada vez mayor presencia internacional en el Ártico, hace que no se pueda descartar una creciente cantidad de actores involucrados, aumentando la complejidad del sistema objeto de estudio.
 
3. CONCLUSIÓN
 
Aunque se trata de un sistema inestable, el potencial de la región es…
Para leer más solicitar Informe de Inteligencia
"/> EL ÁRTICO, FUENTE DE RIQUEZA Y CONFLICTO - Fesei.org
Publicado el 5 enero, 2018 a las 14:00 por Fesei

EL ÁRTICO, FUENTE DE RIQUEZA Y CONFLICTO

1. INTRODUCCIÓN
En relación con el Ártico como fuente de riqueza y conflicto, se remite la siguiente valoración.
 
2. ANÁLISIS
El Ártico es, mayormente, un océano cubierto por una capa de hielo, aunque con una considerable riqueza en biodiversidad y una población humana escasa. Políticamente, la región incluye territorios de ocho Estados. De todos los rincones de la Tierra donde hay conflictos por el territorio, la región del Ártico, presenta dos condiciones muy particulares. La primera de ellas es la cantidad de actores involucrados, y la segunda, las consecuencias en la reclamación de soberanía provocadas por el deshielo. En este sentido, el deshielo está provocando que las rutas marítimas se acorten. Un ejemplo de ello es la utilización del Paso del Noroeste, concretamente, que reduce un 20% la distancia y en 8 días las singladuras, respecto al paso alternativo por el Canal de Panamá.
Por otro lado, el deshielo está facilitando el acceso a los ingentes recursos naturales de la zona. Aunque los actores presentes en la zona han acordado resolver sus diferencias de manera pacífica, el diálogo se antoja complicado. No en vano, se calcula que el 25% de las reservas mundiales de hidrocarburos están en el Ártico. Junto a estas enormes reservas, existen otras de oro, diamantes, zinc, hierro o platino. La mayor parte de estos recursos, especialmente de gas, se encuentran en la plataforma continental rusa. Precisamente Rusia es uno de los actores más interesados en el desarrollo del Ártico, que se ha convertido en una pieza clave de su estrategia de desarrollo nacional, no solo por los aspectos económicos, sino también como elemento clave de su política interior, exterior y de defensa, dada la importancia de la Flota del Norte y su capacidad de disuasión nuclear.
Otros Estados con una fuerte presencia en la zona son Canadá, Dinamarca y Noruega. Todos ellos países ribereños del Océano Ártico, y con intereses en las posibilidades energéticas y de transporte de la región. Estados Unidos, es el otro gran protagonista y estado ribereño, no obstante, su actitud ha sido hasta ahora más pasiva. China, aunque no es un estado con territorio en el Ártico, tiene grandes intereses económicos en la zona, en cooperación con otros actores, como Rusia, por lo que indirectamente es un protagonista importante. Finalmente, la cada vez mayor presencia internacional en el Ártico, hace que no se pueda descartar una creciente cantidad de actores involucrados, aumentando la complejidad del sistema objeto de estudio.
 
3. CONCLUSIÓN
 
Aunque se trata de un sistema inestable, el potencial de la región es…