1. ANÁLISIS

El inicio  del conflicto del pueblo Mapuche con el Estado chileno se remonta a varios siglos atrás. A fines del siglo XIX, se promulgó una ley que tenía como objeto instalar a los mapuches en determinados territorios, todo ello enmarcado en el marco del proceso colonizador y expansivo del Estado. De esta manera, el Estado chileno  podría disponer de la tierra y llevar a cabo la colonización del sur, para integrar los vastos territorios que hasta ese momento se encontraban sin ningún tipo de presencia del Estado. Este proceso, que fue violento, requirió del despliegue del ejército chileno, situación muy similar a la vivida al otro lado de la cordillera, en Argentina.

En este sentido, el conflicto en torno a la propiedad de las tierras ha ido aumentandosiendo una de las cuestiones claves del sistema. A lo largo de la historia, existieron una serie de reglamentos jurídicos que buscaron regular la posesión de la tierra y sus propietarios en la región. Durante el gobierno del Presidente Patricio Aylwin (1990-1994), con la aprobación de la Ley Indígena, se creó el concepto de defensa del patrimonio territorial, que afectó a los mapuches, por ser pueblos que serían dueños de tierras ancestrales.

Con el reconocimiento progresivo de los derechos de los mapuches, un punto de inflexión del conflicto fue en 1995 la construcción de una central de energía en el río Bío Bío, que fue inicialmente rechazada por no cumplir una serie de exigencias medioambientales, algunas de ellas impuestas por la Ley Indígena. El eje de la disputa giró alrededor de la necesidad de inundar un cementerio indígena colindante. Sin embargo, finalmente el rechazo fue revocado y en 1999 se inició su construcción.

El 1 de diciembre de 1997 se inició lo que sería una larga serie de ataques incendiarios contra los intereses de las empresas forestales, claves en la economía regional, con el fin de recuperar las tierras. Esta situación se ha reiterado año tras año, incluyendo también a los propietarios de tierras, y dejando numerosas víctimas, como fue el caso del matrimonio Luchsinger-Mackay, quemados vivos en su propiedad. Estos ataques, también han tenido como blanco iglesias, como se pudo comprobar en la reciente visita del Sumo Pontífice a Chile.

No obstante, la creciente violencia, puede ser contraproducente para lograr el objetivo fundamental de los dirigentes mapuches, que  es el reconocimiento de su pueblo como una unidad étnico-política que mantenga vínculos con el Estado, pero a su vez, reteniendo el derecho sobre sus tierras actuales y consiguiendo la devolución de aquellas consideradas ancestrales.

 

  1. CONCLUSIÓN

Se trata de un sistema de estudio inestable, explicado por las profundas diferencias sociales, que afectan especialmente a la comunidad mapuche, y por el fuerte sentido identitario de los mapuches. En este sistema, los ataques incendiarios y el reparto de tierras  representan variables de riesgo que afectan a la estabilidad de la Araucanía.

El escenario más probable, incluye un […]

Para leer más solicitar Informe de Inteligencia

"/> EL CONFLICTO MAPUCHE EN LA ARAUCANÍA - Fesei.org
Publicado el 27 febrero, 2018 a las 10:05 por Fesei

EL CONFLICTO MAPUCHE EN LA ARAUCANÍA

  1. INTRODUCCIÓN

En relación con el conflicto mapuche en la Araucanía, Chile, se remite la siguiente valoración.

 

  1. ANÁLISIS

El inicio  del conflicto del pueblo Mapuche con el Estado chileno se remonta a varios siglos atrás. A fines del siglo XIX, se promulgó una ley que tenía como objeto instalar a los mapuches en determinados territorios, todo ello enmarcado en el marco del proceso colonizador y expansivo del Estado. De esta manera, el Estado chileno  podría disponer de la tierra y llevar a cabo la colonización del sur, para integrar los vastos territorios que hasta ese momento se encontraban sin ningún tipo de presencia del Estado. Este proceso, que fue violento, requirió del despliegue del ejército chileno, situación muy similar a la vivida al otro lado de la cordillera, en Argentina.

En este sentido, el conflicto en torno a la propiedad de las tierras ha ido aumentandosiendo una de las cuestiones claves del sistema. A lo largo de la historia, existieron una serie de reglamentos jurídicos que buscaron regular la posesión de la tierra y sus propietarios en la región. Durante el gobierno del Presidente Patricio Aylwin (1990-1994), con la aprobación de la Ley Indígena, se creó el concepto de defensa del patrimonio territorial, que afectó a los mapuches, por ser pueblos que serían dueños de tierras ancestrales.

Con el reconocimiento progresivo de los derechos de los mapuches, un punto de inflexión del conflicto fue en 1995 la construcción de una central de energía en el río Bío Bío, que fue inicialmente rechazada por no cumplir una serie de exigencias medioambientales, algunas de ellas impuestas por la Ley Indígena. El eje de la disputa giró alrededor de la necesidad de inundar un cementerio indígena colindante. Sin embargo, finalmente el rechazo fue revocado y en 1999 se inició su construcción.

El 1 de diciembre de 1997 se inició lo que sería una larga serie de ataques incendiarios contra los intereses de las empresas forestales, claves en la economía regional, con el fin de recuperar las tierras. Esta situación se ha reiterado año tras año, incluyendo también a los propietarios de tierras, y dejando numerosas víctimas, como fue el caso del matrimonio Luchsinger-Mackay, quemados vivos en su propiedad. Estos ataques, también han tenido como blanco iglesias, como se pudo comprobar en la reciente visita del Sumo Pontífice a Chile.

No obstante, la creciente violencia, puede ser contraproducente para lograr el objetivo fundamental de los dirigentes mapuches, que  es el reconocimiento de su pueblo como una unidad étnico-política que mantenga vínculos con el Estado, pero a su vez, reteniendo el derecho sobre sus tierras actuales y consiguiendo la devolución de aquellas consideradas ancestrales.

 

  1. CONCLUSIÓN

Se trata de un sistema de estudio inestable, explicado por las profundas diferencias sociales, que afectan especialmente a la comunidad mapuche, y por el fuerte sentido identitario de los mapuches. En este sistema, los ataques incendiarios y el reparto de tierras  representan variables de riesgo que afectan a la estabilidad de la Araucanía.

El escenario más probable, incluye un […]

Para leer más solicitar Informe de Inteligencia