1. INTRODUCCIÓN
En relación al enclave angoleño de Cabinda, se remite la siguiente valoración.

2. ANÁLISIS
Cabinda es un enclave de Angola, de 7.270 Km2, separado del resto del país por la República Democrática del Congo y su estrecha salida al Océano Atlántico, que coincide con la desembocadura del río Congo.
Al igual que el resto de Angola, Cabinda estuvo controlada por Portugal, como potencia colonizadora. Los portugueses desarrollaron una economía de tipo colonial, donde las exportaciones de madera y cacao eran dominantes, pero que se vieron eclipsadas por el descubrimiento de importantes recursos petrolíferos en los años 60 del pasado siglo.
Una vez conseguida la independencia en 1975, Angola se vio envuelta en una larga y cruenta guerra civil, con intervención foránea en el marco de la Guerra Fría. Esta situación de inestabilidad política, se reflejó en Cabinda con el recrudecimiento de movimientos independentistas violentos, unificados en tornos al FLEC (Frente de Liberación del Enclave de Cabinda), y dirigidos contra el Estado central de Angola. La campaña guerrillera y la consecuente respuesta militar de Angola, continuó y tuvo como protagonistas las instalaciones petrolíferas, donde la norteamericana Chevron tiene importantes intereses. Finalmente, se alcanzó un acuerdo de paz en 2006 entre la mayoría de los rebeldes y el Gobierno de Angola, preservando la unidad del país a cambio de un status especial para Cabinda.
Las razones étnicas y culturales en este caso juegan un importante papel. En este sentido, hay que resaltar que la mayoría de la población, de 700.000 habitantes, es franco-parlante, a diferencia del resto de Angola, de 25 millones de habitantes, donde la lengua utilizada es el portugués.
Sin embargo, la razón principal del descontento en Cabinda ha sido como repartir los inmensos beneficios derivados de la explotación petrolífera. De allí proviene más de la mitad de los dos millones de barriles de petróleo diarios que se producen en Angola, uno de los mayores productores de Africa, donde el petróleo supone el 90 % de sus ingresos por exportaciones.
No es de extrañar por tanto, que desde el acuerdo de paz de 2006, el gobierno central ha estado reinvirtiendo el 10 % de los impuestos recogidos en Cabinda en la provincia.

3. CONCLUSIÓN
El sistema de estudio es inestable, en las que las variables determinantes son la pobreza de la población y los ingentes beneficios de la explotación del crudo producido en Cabinda. A la inestabilidad contribuye una serie de variables de riesgo como son, el apoyo extranjero que recibe Angola de momento, derivado del acceso a sus recursos petrolíferos, el nivel variable de autogobierno en la región de Cabinda y las inversiones que haga el Estado Central en la región, y finalmente, el grado de apoyo que reciban los rebeldes, principalmente de países vecinos. En este sentido las diferencias étnicas y culturales de Cabinda con el resto de Angola, juegan un papel de negociación, con el fin de justificar un mayor autogobierno y un mayor porcentaje de los beneficios petroleros para Cabinda.
De cara al futuro, no es descartable un intento de recentralización por parte de Angola, o bien, un mayor impulso autonómico que podría tener como fin la independencia de Cabinda. En cualquier caso, la inestabilidad en esta región clave continuará.

Para leer más solicitar Informe de Inteligencia

"/> EL ENCLAVE ANGOLEÑO DE CABINDA - Fesei.org
Publicado el 29 septiembre, 2017 a las 16:00 por Fesei

EL ENCLAVE ANGOLEÑO DE CABINDA

 

1. INTRODUCCIÓN
En relación al enclave angoleño de Cabinda, se remite la siguiente valoración.

2. ANÁLISIS
Cabinda es un enclave de Angola, de 7.270 Km2, separado del resto del país por la República Democrática del Congo y su estrecha salida al Océano Atlántico, que coincide con la desembocadura del río Congo.
Al igual que el resto de Angola, Cabinda estuvo controlada por Portugal, como potencia colonizadora. Los portugueses desarrollaron una economía de tipo colonial, donde las exportaciones de madera y cacao eran dominantes, pero que se vieron eclipsadas por el descubrimiento de importantes recursos petrolíferos en los años 60 del pasado siglo.
Una vez conseguida la independencia en 1975, Angola se vio envuelta en una larga y cruenta guerra civil, con intervención foránea en el marco de la Guerra Fría. Esta situación de inestabilidad política, se reflejó en Cabinda con el recrudecimiento de movimientos independentistas violentos, unificados en tornos al FLEC (Frente de Liberación del Enclave de Cabinda), y dirigidos contra el Estado central de Angola. La campaña guerrillera y la consecuente respuesta militar de Angola, continuó y tuvo como protagonistas las instalaciones petrolíferas, donde la norteamericana Chevron tiene importantes intereses. Finalmente, se alcanzó un acuerdo de paz en 2006 entre la mayoría de los rebeldes y el Gobierno de Angola, preservando la unidad del país a cambio de un status especial para Cabinda.
Las razones étnicas y culturales en este caso juegan un importante papel. En este sentido, hay que resaltar que la mayoría de la población, de 700.000 habitantes, es franco-parlante, a diferencia del resto de Angola, de 25 millones de habitantes, donde la lengua utilizada es el portugués.
Sin embargo, la razón principal del descontento en Cabinda ha sido como repartir los inmensos beneficios derivados de la explotación petrolífera. De allí proviene más de la mitad de los dos millones de barriles de petróleo diarios que se producen en Angola, uno de los mayores productores de Africa, donde el petróleo supone el 90 % de sus ingresos por exportaciones.
No es de extrañar por tanto, que desde el acuerdo de paz de 2006, el gobierno central ha estado reinvirtiendo el 10 % de los impuestos recogidos en Cabinda en la provincia.

3. CONCLUSIÓN
El sistema de estudio es inestable, en las que las variables determinantes son la pobreza de la población y los ingentes beneficios de la explotación del crudo producido en Cabinda. A la inestabilidad contribuye una serie de variables de riesgo como son, el apoyo extranjero que recibe Angola de momento, derivado del acceso a sus recursos petrolíferos, el nivel variable de autogobierno en la región de Cabinda y las inversiones que haga el Estado Central en la región, y finalmente, el grado de apoyo que reciban los rebeldes, principalmente de países vecinos. En este sentido las diferencias étnicas y culturales de Cabinda con el resto de Angola, juegan un papel de negociación, con el fin de justificar un mayor autogobierno y un mayor porcentaje de los beneficios petroleros para Cabinda.
De cara al futuro, no es descartable un intento de recentralización por parte de Angola, o bien, un mayor impulso autonómico que podría tener como fin la independencia de Cabinda. En cualquier caso, la inestabilidad en esta región clave continuará.

Para leer más solicitar Informe de Inteligencia