1. INTRODUCCION:
En relación al impacto para Arabia Saudí de no contar con ingresos petroleros, se remite la siguiente valoración.
 
2. ANÁLISIS:
Con las segundas reservas de hidrocarburos más grandes del mundo estimadas en 260 billones barriles, las perspectivas de que se agote el oro negro parecen lejanas. No obstante, existen variables de riesgo que ponen en entredicho el futuro económico del Reino y que pasan por la reducción del precio y de la importancia general del petróleo en la economía mundial.
 
Explotados de hace décadas, existen dudas sobre la magnitud real de las reservas saudíes. Este hecho cobra una gran relevancia cuando este sector supone un 70% del valor de las exportaciones de Riyad. Durante el año 2020 que experimentó una fuerte caída del precio del barril de petróleo, se aceleró el proceso de reducción de las reservas en divisas del país que desde 2015 pasaron de 732 billones de dólares a 499 billones en 2019. También cabe resaltar la tendencia negativa del PIB per cápita, que ha pasado de 25.243 $ en 2012 a 23.338 $ en 2018, y que según se estima para el 2020 llegará a los 19.587 $.
 
Otras variables preocupantes son la evolución al alza de la deuda pública, el excesivo peso del sector público y el impacto de la crisis del coronavirus en el país. Este último punto ha afectado negativamente a los planes de diversificación de la economía, reduciendo los ingresos esperados por turismo y peregrinaciones, sirviendo también como un impulsor del nivel de deuda. Por otro lado, los gastos en aumento derivados de la intervención en Yemen y la compra de material militar, son otro foco de tensión para el presupuesto saudí, especialmente porque no hay una salida clara al conflicto….
Más información : secretaria@fesei.org
"/> EL IMPACTO ECONÓMICO DE UNA DRÁSTICA DISMINUCIÓN DE LOS INGRESOS PETROLEROS EN ARABIA SAUDÍ - Fesei.org
Publicado el 28 enero, 2021 a las 11:16 por Fesei

EL IMPACTO ECONÓMICO DE UNA DRÁSTICA DISMINUCIÓN DE LOS INGRESOS PETROLEROS EN ARABIA SAUDÍ

1. INTRODUCCION:
En relación al impacto para Arabia Saudí de no contar con ingresos petroleros, se remite la siguiente valoración.
 
2. ANÁLISIS:
Con las segundas reservas de hidrocarburos más grandes del mundo estimadas en 260 billones barriles, las perspectivas de que se agote el oro negro parecen lejanas. No obstante, existen variables de riesgo que ponen en entredicho el futuro económico del Reino y que pasan por la reducción del precio y de la importancia general del petróleo en la economía mundial.
 
Explotados de hace décadas, existen dudas sobre la magnitud real de las reservas saudíes. Este hecho cobra una gran relevancia cuando este sector supone un 70% del valor de las exportaciones de Riyad. Durante el año 2020 que experimentó una fuerte caída del precio del barril de petróleo, se aceleró el proceso de reducción de las reservas en divisas del país que desde 2015 pasaron de 732 billones de dólares a 499 billones en 2019. También cabe resaltar la tendencia negativa del PIB per cápita, que ha pasado de 25.243 $ en 2012 a 23.338 $ en 2018, y que según se estima para el 2020 llegará a los 19.587 $.
 
Otras variables preocupantes son la evolución al alza de la deuda pública, el excesivo peso del sector público y el impacto de la crisis del coronavirus en el país. Este último punto ha afectado negativamente a los planes de diversificación de la economía, reduciendo los ingresos esperados por turismo y peregrinaciones, sirviendo también como un impulsor del nivel de deuda. Por otro lado, los gastos en aumento derivados de la intervención en Yemen y la compra de material militar, son otro foco de tensión para el presupuesto saudí, especialmente porque no hay una salida clara al conflicto….
Más información : secretaria@fesei.org