1. ANÁLISIS

Tras los recientes acontecimientos políticos del 2016, como han sido el Brexit o las elecciones norteamericanas, la Cumbre que se celebra anualmente en el exclusivo enclave suizo de Davos, ha adquirido una visibilidad mediática mayor de la que recibe habitualmente. Una de las razones principales es el choque de dos visiones enfrentadas que probablemente vaya a marcar la agenda económica y política a nivel mundial.

Por un lado, la visión liberal globalizadora, que ha sido en los últimos años la predominante, que aboga principalmente por la reducción de barreras a la circulación de mercancías, servicios y, también, de personas. Actualmente, China es su máximo representante. No es de extrañar, pues el país se ha beneficiado en gran medida de ser la “fábrica del mundo”, aprovechando sus ventajas competitivas, como por ejemplo una mano de obra disciplinada y menos costosa, o unas regulaciones medioambientales más laxas que en Europa o América del Norte.  No obstante, no deja de ser sorprendente que esta misma China, que en ediciones anteriores de Davos había sido criticada por medidas tan poco liberales como las restricciones al establecimiento de bancos extranjeros en su territorio, el control que ejerce sobre el yuan o la imposición de controles de capital, por citar algunos ejemplos, se haya convertido en el paladín del liberalismo económico, siendo invitada por primera vez a participar en este Foro Económico Mundial.

Por otro lado, está presente en Davos otra visión, la de la primacía del interés nacional en asuntos económicos. Curiosamente, los Estados Unidos, siempre considerado paladín del liberalismo económico, es ahora quien lidera este movimiento, el cual se sustenta en los cambios políticos, sociales y económicos que se están produciendo en el mundo occidental. En este contexto, cabe destacar que una parte considerable del electorado, ha sufrido una merma económica derivada de la competencia global, en la que sectores enteros han resultado afectados. Ello ha dado alas a movimientos políticos que exigen una vuelta al proteccionismo.

Igualmente no conviene olvidar un aspecto muy importante, Estados Unidos y China, la primera y la segunda economía mundial, son rivales económicos y políticos compitiendo por la hegemonía mundial, en la que sus economías se hallan […]

Para leer más solicitar Informe de Inteligencia

"/> EL PAPEL DE CHINA EN EL FORO DE DAVOS - Fesei.org
Publicado el 20 enero, 2017 a las 17:19 por Fesei

EL PAPEL DE CHINA EN EL FORO DE DAVOS

  1. INTRODUCCIÓN

En relación con el papel de China en el Foro de Davos, se remite la siguiente valoración.

 

  1. ANÁLISIS

Tras los recientes acontecimientos políticos del 2016, como han sido el Brexit o las elecciones norteamericanas, la Cumbre que se celebra anualmente en el exclusivo enclave suizo de Davos, ha adquirido una visibilidad mediática mayor de la que recibe habitualmente. Una de las razones principales es el choque de dos visiones enfrentadas que probablemente vaya a marcar la agenda económica y política a nivel mundial.

Por un lado, la visión liberal globalizadora, que ha sido en los últimos años la predominante, que aboga principalmente por la reducción de barreras a la circulación de mercancías, servicios y, también, de personas. Actualmente, China es su máximo representante. No es de extrañar, pues el país se ha beneficiado en gran medida de ser la “fábrica del mundo”, aprovechando sus ventajas competitivas, como por ejemplo una mano de obra disciplinada y menos costosa, o unas regulaciones medioambientales más laxas que en Europa o América del Norte.  No obstante, no deja de ser sorprendente que esta misma China, que en ediciones anteriores de Davos había sido criticada por medidas tan poco liberales como las restricciones al establecimiento de bancos extranjeros en su territorio, el control que ejerce sobre el yuan o la imposición de controles de capital, por citar algunos ejemplos, se haya convertido en el paladín del liberalismo económico, siendo invitada por primera vez a participar en este Foro Económico Mundial.

Por otro lado, está presente en Davos otra visión, la de la primacía del interés nacional en asuntos económicos. Curiosamente, los Estados Unidos, siempre considerado paladín del liberalismo económico, es ahora quien lidera este movimiento, el cual se sustenta en los cambios políticos, sociales y económicos que se están produciendo en el mundo occidental. En este contexto, cabe destacar que una parte considerable del electorado, ha sufrido una merma económica derivada de la competencia global, en la que sectores enteros han resultado afectados. Ello ha dado alas a movimientos políticos que exigen una vuelta al proteccionismo.

Igualmente no conviene olvidar un aspecto muy importante, Estados Unidos y China, la primera y la segunda economía mundial, son rivales económicos y políticos compitiendo por la hegemonía mundial, en la que sus economías se hallan […]

Para leer más solicitar Informe de Inteligencia