1. ANÁLISIS

El actualmente congelado conflicto en Nagorno Karabaj, reproduce una situación similar a la que se vive en otros conflictos secesionistas en territorios de la antigua Unión Soviética. Históricamente, el Cáucaso ha sido siempre una región heterogénea desde el punto de vista étnico, religioso y cultural. En este sentido Nagorno Karabaj, poblado mayormente por armenios cristianos, se vio incluido en tiempos soviéticos dentro de Azerbaiyán, una república mayoritariamente musulmana.

Con la caída de la URSS, e incluso ya antes de la misma, las diferencias entre estos dos grupos provocaron estallidos de violencia. El 16 de mayo de 1994, con mediación rusa, se impondría un alto el fuego entre las partes. Como resultado de los combates, Nagorno Karabaj, apoyado por Armenia, declaró su independencia de Azerbaiyán. A pesar del éxito sobre el terreno, Nagorno Karabaj no se unificó con Armenia. Esta pérdida territorial resulta inaceptable para los azeríes, que en los últimos años, debido a una serie de factores favorables como el económico y el demográfico, están reforzando su capacidad militar y podrían verse tentados a utilizar la fuerza para resolver el conflicto.

La presencia de actores internacionales de fuerte peso como Rusia, que apoya a Armenia, o Turquía, que apoya a Azerbaiyán, no hacen sino aumentar la importancia y los riesgos inherentes que tiene este territorio para la estabilidad internacional. En este sistema de relaciones, es Rusia el actor con más poder de influencia, siendo su política actual la de evitar que el conflicto escale en intensidad, en especial de cara a evitar una intervención turca. Otro actor regional importante es Irán, que a pesar de compartir la rama del chiismo con los azeríes, ha apoyado a Armenia en este conflicto, dadas sus diferencias políticas con Bakú.

De este interés compartido en evitar un agravamiento de la situación, han emergido diferentes intentos de alcanzar la paz desde el alto el fuego de 1994. No obstante, estos intentos no han conseguido llevar la paz a Nagorno Karabaj, en el que esporádicamente se reavivan los enfrentamientos, como ocurrió en 2017. La solución parece estar lejana aún, dado que las partes no están dispuestas a hacer concesiones.

Podría decirse que en este enclave armenio en territorio azerí, no existe solo un conflicto geopolítico y étnico-religioso, sino también un choque entre el principio de autodeterminación y el de integridad territorial, de rabiosa actualidad en otros lugares del mundo.

 

  1. CONCLUSIÓN

Se trata de un sistema objeto de estudio estable, donde la posibilidad de una solución duradera tiene que venir de una fuerte implicación internacional, en especial de Rusia y Turquía, que obligue a las partes a un compromiso político.

No puede descartarse la posibilidad de un conflicto, debido a que ante sus cada vez mayores capacidades, Azerbaiyán pueda optar por la vía militar. No obstante, no parece una opción probable. La presencia de Rusia, que se ve beneficiada por el actual status quo, y que también es un importante socio de Azerbaiyán, supone […]

Para leer más solicitar Informe de Inteligencia

"/> NAGORNO KARABAJ - Fesei.org
Publicado el 27 abril, 2018 a las 13:10 por Fesei

NAGORNO KARABAJ

  1. INTRODUCCIÓN

En relación con el conflicto de Nagorno Karabaj, se remite la siguiente valoración.

 

  1. ANÁLISIS

El actualmente congelado conflicto en Nagorno Karabaj, reproduce una situación similar a la que se vive en otros conflictos secesionistas en territorios de la antigua Unión Soviética. Históricamente, el Cáucaso ha sido siempre una región heterogénea desde el punto de vista étnico, religioso y cultural. En este sentido Nagorno Karabaj, poblado mayormente por armenios cristianos, se vio incluido en tiempos soviéticos dentro de Azerbaiyán, una república mayoritariamente musulmana.

Con la caída de la URSS, e incluso ya antes de la misma, las diferencias entre estos dos grupos provocaron estallidos de violencia. El 16 de mayo de 1994, con mediación rusa, se impondría un alto el fuego entre las partes. Como resultado de los combates, Nagorno Karabaj, apoyado por Armenia, declaró su independencia de Azerbaiyán. A pesar del éxito sobre el terreno, Nagorno Karabaj no se unificó con Armenia. Esta pérdida territorial resulta inaceptable para los azeríes, que en los últimos años, debido a una serie de factores favorables como el económico y el demográfico, están reforzando su capacidad militar y podrían verse tentados a utilizar la fuerza para resolver el conflicto.

La presencia de actores internacionales de fuerte peso como Rusia, que apoya a Armenia, o Turquía, que apoya a Azerbaiyán, no hacen sino aumentar la importancia y los riesgos inherentes que tiene este territorio para la estabilidad internacional. En este sistema de relaciones, es Rusia el actor con más poder de influencia, siendo su política actual la de evitar que el conflicto escale en intensidad, en especial de cara a evitar una intervención turca. Otro actor regional importante es Irán, que a pesar de compartir la rama del chiismo con los azeríes, ha apoyado a Armenia en este conflicto, dadas sus diferencias políticas con Bakú.

De este interés compartido en evitar un agravamiento de la situación, han emergido diferentes intentos de alcanzar la paz desde el alto el fuego de 1994. No obstante, estos intentos no han conseguido llevar la paz a Nagorno Karabaj, en el que esporádicamente se reavivan los enfrentamientos, como ocurrió en 2017. La solución parece estar lejana aún, dado que las partes no están dispuestas a hacer concesiones.

Podría decirse que en este enclave armenio en territorio azerí, no existe solo un conflicto geopolítico y étnico-religioso, sino también un choque entre el principio de autodeterminación y el de integridad territorial, de rabiosa actualidad en otros lugares del mundo.

 

  1. CONCLUSIÓN

Se trata de un sistema objeto de estudio estable, donde la posibilidad de una solución duradera tiene que venir de una fuerte implicación internacional, en especial de Rusia y Turquía, que obligue a las partes a un compromiso político.

No puede descartarse la posibilidad de un conflicto, debido a que ante sus cada vez mayores capacidades, Azerbaiyán pueda optar por la vía militar. No obstante, no parece una opción probable. La presencia de Rusia, que se ve beneficiada por el actual status quo, y que también es un importante socio de Azerbaiyán, supone […]

Para leer más solicitar Informe de Inteligencia